Valparaiso

Hoy es Domingo 27 de Enero y son las 9 de la mañana acá en Valparaiso. Desde el balcón de mi apartamento escucho perfectamente el doblar de las campanas de la Catedral llamando a los muchos feligreses que viven en la cuidad. La vista es sobrecogedora desde esta parte alta de la ciudad entre el puerto y los cerros más altos. Mas de 300.000 personas habitan en un entramado de callejuelas empinadas desde el mar hasta el monte en un precioso valle del que toma su nombre, un valle en el Paraíso. Anoche llegamos tarde y cenamos en Barrio Huerto un pequeño restaurante junto al muelle marítimo y después directos a nuestro alojamiento.

Nos hospedamos en el Mirador del Poeta un apartamento para huéspedes en la planta trece en esta parte alta de la ciudad con unas vistas de infarto por el día y mejores si cabe aun por la noche. Me recordaba mucho a las vistas desde el Alto de la Paz la capital de Bolivia. Aquí al igual que allá hay enormes cuestas empinadas para subir desde el llano hasta la parte alta de la ciudad.

Al día siguiente hicimos una visita express por nuestra cuenta. Queríamos visitar el famoso cerro Alegre, pero es muy fácil equivocarte y meterte en algún barrio conflictivo como nos pasó a nosotros, aunque una amable señora nos indicó cómo salir de allí con rapidez y dos turistas y con un automóvil de alquiler muy llamativo . Hay que limitarse a los cerros conocidos y turísticos, los próximos al centro, ya que los cerros altos son bastante peligrosos.

A la bajada visitamos la plaza de Armas llamada Soto Mayor, junto al Edifico de la Armada y muy próximo al puerto deportivo de la ciudad. Me llamó la atención la plaza de Neptuno, con su tritón, que es el símbolo de este humilde viajero que os escribe. El tritón que nos acompaña por los mares del Mundo. Desde la parte trasera del palacio de Justicia en la plaza Soto Mayor se coge uno de los muchos ascensores que te suben a la parte alta de la ciudad y te evitan subidas agónicas por cuestas empinadas. Este ascensor te lleva al cerro Concepción, precioso, pintadas de murales, gente bohemia, músicos, restaurantes preciosos, pinturas, mercadillos con oportunidades y muchos miradores a cual más espectacular.

Multitud de miradores y excelentes restaurantes, que tuvimos ocasión de confirmar tanto comida como servicio en el restaurante Tierra y Mar. Muchas escaleras pintadas y muchos murales decoran este bello barrio. En general te embarga una atmósfera de barrio tradicional y bohemio con muchos puestos de artesanía y cantidad de pintores y retratistas.

En el cerro Alegre se encuentra la Plaza Bismark con posiblemente el mejor mirador de la ciudad con permiso del Comogglio. Este mirador es un homenaje que el pueblo italiano hace a la ciudad de Valparaiso, patrimonio de la Humanidad en agradecimiento a la acogida a tantas familias italianas que les brindaron a primeros del siglo XX.

La casualidad que mientras estábamos en la plaza llega un camión de bomberos donado por la UME de España y que lleva los colores y la bandera española y aprovechamos para charlar con ellos y que nos contaran que estaban en labores de apoyo a nuestros “hermanos” chilenos.

Valga la curiosidad del precio de los productos: nos costó 2400 pesos (o lucas como los llaman acá) en la Isla de Pascua una botellita de agua de 100ml. Pues con ese mismo dinero en Valparaiso compramos una botella de 2 litros, dos bocatas y media docena de plátanos en la misma plaza Bismark.

La visita imprescindible a la Sebastiana, la casa de Pablo Neruda, la hicimos bien temprano al día siguiente. En mi opinión mucho más bonita que la Chascona de Chile, sorprende muchísimo más. Esta casa de cuatro plantas estuvo proyectada por Sebastián Collado, un arquitecto español Sebastian Collado que murió durante el proyecto de realización. Fue Neruda quien se interesó por este extravagante proyecto y lo acabó dando su toque personal con muchos guiños a los barcos, de hecho la propia casa parece la cubierta y los camarotes de un buque en muchas partes. De cuatro plantas se asemeja a un barco. tiene espectaculares vistas y en su interior se conservan todas las numerosas colecciones de múltiples cosas que obsesionaban a su propietario. Tres bares en su interior para atender a sus comensales, cámaras secretas para llevar a sus amantes, diversos anteojos para ver los barcos entrar y salir de puerto y muchos más objetos curiosos.

Camino de vuelta hicimos una parada en Viña del Mar, una bonita ciudad costera con muchas semejanzas a Benidorm que se hizo tristemente famosa por iniciarse aquí el golpe de estado del dictador Pinochet. Allí se encuentra el castillo Bulk que se adentra en el mar y que visitamos. Visitamos también la plaza del mar donde se encuentra un famoso reloj que se encuentra dentro del parque y esta hecho con setos y flores, muy bonito la verdad.

Desde allí, vuelta a Santiago de Chile, un viaje de unas tres horas por autopista para tomar nuestro vuelo hacia Panamá, nuestro siguiente destino y a poco ya de completar nuestra vuelta al Mundo.

” Si nada nos salva de la muerte, al menos que el Amor nos salve de la Vida.” Pablo Neruda

“Lo peor no es cometer un error sino tratar de justificarlo en vez de aprovecharlo”. Ramón y Cajal.

“Cuando te haces amigo del momento presente, te sientes como en casa dondequiera que estés. Ahora bien, si no te sientes cómodo en el ahora, te sentirás incómodo dondequiera que vayas.”  Eckhart Tolle.

“Hay una gran diferencia entre participar e implicarse. En un plato de huevos fritos con chorizo, la gallina participa. El cerdo se implica.”. ECDV.

http://www.elviajerotriton.com

Santiago de Chile

Llegamos de noche a Santiago procedentes de la isla de Pascua. El vehículo que habíamos reservado no pudimos contratarlo ya que mi permiso de circulación internacional había caducado. No hay mal que por bien no venga, al final una compañía low cost nos alquiló uno sin necesidad de esta licencia internacional por menos de la mitad de precio, unos 100USD o 30.000 lucas como llaman aquí a los pesos, para la semana que íbamos a pasar en suelo chileno.

A la mañana siguiente fuimos a la embajada de Cuba a resolver mi visado para entrar en la Habana tal como teníamos previsto en un par de semanas. Los problemas y la mecánica habitual en estas embajadas la resolvimos gracias al consejo de unas cubanas que estaban en la cola y nos sugirieron que mejor fuéramos a la agencia de viajes Habana Tour. Así hicimos y en menos de media hora y por 30 USD ya tenía mi visado de entrada a la Habana. Como es lógico, mi mujer siendo cubana, no precisaba este trámite solo tendría que mostrar su pasaporte cubano.

Nuestra primera visita sería al edificio Costanera, el mas alto de la ciudad, al que puedes subir a su ultima planta con una visita guiada en la que te explican el origen de la ciudad, donde puedes ver a lo lejos la cordillera de los Andes y por supuesto una vista en 360º de toda la ciudad.Aquí llegó en 1530 el español, Pedro de Valdivia, y fundó la ciudad de Santiago a orillas del rio Machopo. En el cerro de Santa Lucía muy cerca de aquí y que visitamos después, Valdivia tomó posiciones y construyó el primer fuerte de la ciudad. Desde esta altura se puede ver en el lado opuesto de los Andes, el Cerro Plomo que es donde nace el rio Machopo. Enfrente está el Cerro los Angeles, donde se encuentra una inmensa estatua de la Inmaculada Concepción. Me pareció curioso que aquí tenemos a los dos santos patronos españoles: la Inmaculada Concepción y Santiago Apóstol.

Al cerro los Angeles se sube con un teleférico. Impresiona la escalinata para subir a ver la estatua de la Virgen y sobre todo sorprende ver la multitud de gente devota que sube aquí para verla. Los españoles trajimos aquí la religión católica y ahora ellos son muchísimo más devotos que nosotros en la peninsula. las vistas de la ciudad desde aquí son espectaculares.La bajada la haces por un funicular hacia el otro lado de la ciudad, el barrio del Pionono. Desde allí en unos minutos llegas al barrio más lindo de la ciudad, el barrio de Bellavista. Un barrio de gente joven, artistas, gente bohemia y donde Neruda tenía su casa de Santiago: la Chascona.

En la Chascona puedes ver muchas curiosidades y aficiones del poeta, al que llamaban “el capitán”, como buen marino apasionado del mar que era. La casa por fuera es blanca y azul y muy sobria, tal como él quería y por dentro con forma y figura de barco, todo muy estrambótico y con techos muy bajos. A la entrada hay una barra para hacer el cóctel de bienvenida a sus numerosas visitas. Era un coleccionista compulsivo, y todo lo que iba comprando en viajes y sobre todo en los mercadillos de la ciudad lo iba colocando en la casa. Los vasos de colores para que hasta el agua tuviera mejor sabor. La mesa muy estrecha para que la gente pudiera tener mucha proximidad casi tocándose. Tenía un pasadizo secreto por el que aparecía cuando ya estaban los invitados y por el que se marchaba a dormir la siesta sin avisar. La biblioteca es preciosa con muchos manuscritos y cartas de mar.

Tras visitar el cerro Santa Lucía y la estatua al español Pedro de Valdivia, fundador de la ciudad, me dirigí a la Plaza de Armas. En esta plaza es donde se concentra buena parte de la vida de la ciudad, mucha gente jugando ajedrez, niños jugando en el preciosa parque central, artistas callejeros, soportales magníficos que rodean toda la plaza y mucha, mucha vida y actividad en toda ella. Los edificios que la rodean son los principales de la ciudad y de mucha belleza colonial, Correos, algún Ministerio, la Bibliotecas Nacional y también la Catedral. Hay que llevar un poco de ojo entre tanta gente porque también están los amigos de lo ajeno.

La ultima visita fue al Palacio de la Moneda, que tenía mucho interés en ver. Aquí es donde Salvador Allende murió, ya que no quiso huir a los bombardeos y fue víctima del golpe de estado del dictador Pinochet.

Para poner punto y final a la visita a esta bella ciudad, decir que su principal problema es la contaminación. Hay más de dos millones de personas y casi todos con coche que usan a diario. Desde fuera se puede ver una burbuja verde oscura que tapona la ciudad dejando una aire muy contaminado. Esta hundida en un valle natural y necesita que las autoridades tomen carta en el asunto de forma urgente.

———————————————————————————————————————–

Todos tenemos dos vidas. La segunda comienza cuando nos damos cuenta que solo tenemos una.

Quizá algún día te des cuenta, que la vida no exigía tanto de ti, tanto sacrificio, tanto cansancio. Tal vez solo te pedía que fueses feliz.

José Andrés.

http://www.elviajerotriton.com