Coron, Filipinas

Después de pasar tres noches en El Nido nos dirigimos a la isla de Corón. Alas 6 de la mañana un fast ferry de la compañía Montenegro nos llevará desde el puerto de El Nido a este preciosa isla al norte de Palawan. El viaje dura aproximadamente unas 5 horas y pronto nada más llegar nos organizamos un tour para visitar todos los mejores lugares. Lo ideal es disponer de tres días para hacerlo con calma y en grupo pero como no teníamos tiempo decidimos hacer un tour privado algo mas caro pero con la ventaja de verlo y disfrutarlo todo nosotros solos. Aquí la ventaja es que los lugares a visitar están mucho mas cerca que en el Nido con lo cual ves mucho mas en el mismo tiempo. Al igual que hiciéramos allí realizamos dos tour uno cada día de los dos que estuvimos. Lo primero es acercarse al mercado que hay junto al puerto de recreo y comprar los víveres para pasar el día que los amables filipinos cocinaran y prepararán para nosotros: deliciosos pescados, frutas y verduras frescas a precios muy baratos.
La primera parada fue en “the Twin Lagoons”, las lagunas gemelas, un lugar paradisiaco donde nos bañamos y disfrutamos de la playa. Paramos en varias playas particulares, donde hay que pagar una tasa. Aquí esto es muy normal, las playas están cuidadas por algo así como funcionarios públicos que se ocupan de su cuidado y limpieza y que cobran una tasa al turista a diferencia de las playas de el Nido que son casi todas gratuitas. En mi opinión vale la pena, apenas es un euro y medio y la calidad es excelente. Y nosotros con la suerte de estar solos al hacer un tour privado, ya que nuestro guía buscaba no coincidir con otros turistas. Recuerdo la playa Smith donde comimos en la orilla como “robinsones”. Nuestro barco fondeado a unos cien metros mar adentro con su tripulación y la isla para nosotros solos.
Por la tarde estuvimos en el Coral Reef y el Coral Garden, impresionantes jardines de coral para bucear muy sanos y bien cuidados. Una autentica maravilla de la naturaleza y quizá el mejor jardín que yo haya visto jamas. La pared del arrecife no es tan espectacular y el motivo es que hay corrientes marinas muy próximas que lo castigan y le restan visibilidad, pero nadando llegas en unos diez minutos al jardín y entonces el esfuerzo ha valido la pena. Cuida de no poner los pies en el suelo y llévalos protegidos para evitar cortes y para no dañar el lecho marino.
Una ventaja que tiene el tour organizado sobre el privado es que incluye la reserva para algunas playas y lugares que en el privado solo puedes hacerlas si has reservado con antelación que no era nuestro caso. De esta forma nos perdimos algunos sitios interesantes. Todo no puede ser, aunque yo siempre lo procuro.
Llegamos unas horas antes del atardecer con tiempo suficiente para subir las 750 escaleras del monte Talias y ver desde allí el ocaso, la bahía y las mejores vistas de Corón. La ciudad tiene actividad nocturna ocio y lugares deliciosos donde comer, algunos con música en vivo como el que fuimos nosotros. La oferta de alojamiento es muy amplia, algo mas cara que en el Nido pero nuestra elección fue muy confortable.
A la mañana en otro privado express visitamos Barracuda Lake y Canacayan Lake, dos preciosos lagos en la parte este de la bahía. Ambos lagos tienen una entrada de mar natural que da paso a aguas muy tranquilas. Ambos tienen pequeños embarcaderos y una vez atracas puedes subir por senda al mirador donde contemplar las impresionantes vistas. Y como el tiempo apremiaba tuvimos que volver cuando mejor lo pasábamos, parando en una ultima playa muy bonita llamada CWC Beach, donde almorzamos y nos despedimos de Coron contemplando a lo lejos su nombre en grandes bloques dibujado en la cima del monte Talias.
Nuestro ferry de vuelta a el Nido salía a la 1 del mediodía y llegamos justo a tiempo de embarcar y prepararnos para un viaje de vuelta algo movido debido al temporal. También quiero decir, que si tienes como destino volver a Manila, desde aquí puedes hacerlo ya que hay un pequeño aeropuerto. No fue nuestro caso porque queríamos volver a el Nido y visitar la preciosa playa de Nagtabon camino de vuelta a Puerto Princesa. Esta playa se encuentra a poniente en una bahía inmensa. Dicen que es la mejor playa de todo Filipinas, creo que algo exagerado pero desde luego es preciosa. Poco turista, playa enorme, aguas cristalinas y lo mejor, como siempre, los lugareños. Nos ubicamos junto al chiringuito compartiendo risas, música, cervezas, voleyplaya y muchas sonrisas. Teníamos todo el día por delante ya que nuestro avión salía a media noche así que disfrutamos de lo lindo jugando con los niños y viendo el atardecer. Aún nos dio tiempo de cenar y tomar algo en el local de Daniel, un amigo que hicimos en la playa de Nagtabon, y que tuvo la amabilidad de invitarnos.
Hasta pronto Palawan, un trozo del Paraíso en la Tierra y no me cansare de repetirlo.
La belleza la disfruta quien la posee, sino aquel que puede contemplarla y amarla. H.Hesse
La mayor sabiduría a la que se puede aspirar en este mundo es la de saber vivir: perdonarse a uno mismo, disfrutar de lo que se tiene, ser consciente de la maravilla de estar vivo y perseverar en el propio camino, al margen de la presión y del ruido exterior. R. Montero.

Cebu

La ciudad de Cebú nos recibe cálida y amable. Atrás queda nuestro paso por la capital Manila, ciudad con mucha historia y con poca energía positiva. Nos hospedamos en el Red Planet, un pequeño hotel boutique, que está en el centro de la ciudad. Una vez alojados nos dirigimos a cenar al famoso centro comercial Ayala que tenemos justo al lado de nuestro hotel.

De camino pasamos por la estación de taxis que cubre los trayectos a casi todos los lugares de la ciudad. Los vehículos son muy populares aquí, son los jeepney, antiguos vehículos que trajeron los americanos en la segunda guerra mundial. El dueño los decoro con colores muy llamativos, caben mas de 15 personas, son abiertos sin ventanas, solo con unas lonas que se bajen si llueve y un individuo vocea los lugares por donde pasa la ruta. Divertido ver el ambiente.

A la mañana siguiente pillamos un “grab”, un coche particular que por  130 pesos, unos dos euros nos llevará hasta la estación sur de autobuses para dirigirnos hacia nuestro destino, Oslo. La suerte es nuestra compañera en todo este viaje, así que nuestro bus al sur está por salir nada mas llegar nosotros. El billete cuesta solo 300 pesos, y el coche es muy confortable, eso si el aire acondicionado a tope como es costumbre en el país.

De camino a Oslob leemos indicaciones y pasamos por muchas ciudades con nombre español como Alcoy, Santander, Cadiz que nos alegra mucho poder ver. El viaje desde Cebú son unas 6 horas que se pasan volando con un par de paradas de descanso. Nos hospedamos en una Guest House llamada Malonzo, muy limpia y bonita donde el dueño no escatimó en atenciones con nosotros como conseguirnos la moto de alquiler, indicarnos que visitar, donde comer y todo lo que hacer o pudiéramos necesitar en los dos días de estancia en esta bonita ciudad sureña. Incluso nos acompañó con su moto de sidecar a coger el barco para Bohol el día de nuestra marcha sin querer cobrarnos nada.

Con la moto que nos costó unos 8 dólares de alquiler por dos días hicimos la primera visita esa misma tarde nada más llegar. Se trata de las Tumolog Waterfalls, unas cascadas a las que fuimos un poco escépticos la verdad, y resultaron ser las cascadas mas impresionantes de todo nuestro viaje, y estábamos casi solos en todo el área, al ir por la tarde. Te puedes bañar bajo una preciosa cortina de agua que cae desde unos 100 metros. Poesía de la naturaleza.

Después bajamos al sur a ver el atardecer a Santander junto a unas señoras locales que compartieron cerveza y charla con nosotros y así pudimos disfrutar de la puesta de sol viendo a los pescadores faenando con sus típicas barcas. Cenamos en el mismo Oslob en las barbacoas callejeras donde compras en los puestos y te sientas en las mesas comunitarias con la gente del lugar. Barato y divertido. Y cerveza San Miguel por supuesto.

A la mañana siguiente madrugamos para algo muy especial, bañarnos en el mar junto a los tiburones ballena. hay que levantarse muy temprano, si llegas a las 6 de la mañana como nosotros ya las colas son enormes, muy masificado, quizá mas de 300 personas esperando por grupos. Una vez te indican las normas de seguridad, todo muy bien organizado y por riguroso orden, unas barcas a remos, unas cinco o seis, te llevan al lugar donde aparecerán los tiburones ballena. Lo que no te cuentan y es importante saber es que cuando llegas al sitio en mar abierto otra  barca sin pasajeros va a pasar en paralelo a unos 40 metros de la fila de barcas con una persona echando plancton al mar. Estos animales son vegetarianos y les encanta el plancton, motivo por el cual van al lado de esta barca comiendo sin parar por lo que has de estar atento cuando llegue a tu altura o de lo contrario te llevaras el susto que me llevé yo que estaba bajo el agua buscando como loco a los animales. De todo y siempre se aprende. Hay taquillas para guardar tus efectos personales porque es mejor no llevar nada encima, y si te recomendaría llevar una mascara de agua ya que todo te lo van a alquilar.

Cuando esto acaba son las siete o siete y media de la mañana. Que hacer?. Justo al lado hay una empresa que se llama Banji, a unos dos kilómetros dirección sur que te lleva por un precio cerrado a una de las islas mas bonitas que he visto en mi vida. No exagero. La isla se llama Sumilon, tiene una parte privada pero la zona pública es espectacular y puedes quedarte hasta el atardecer. No querrás irte, te lo aseguro.

Al día siguiente un catamarán por unos 15 dólares los dos nos llevó hasta la vecina isla de Bohol a seguir nuestra aventura. Después de Bohol volveremos a Cebú, a la capital para conocer con mas tiempo la historia de nuestros antepasados pero eso ya lo contaré mas adelante.

————————————————————–

Nuestro única posibilidad de Felicidad pasa por comprometernos con todo aquello que queremos y con quienes lo queremos. Todo lo que de verdad valga la pena  ha de costar sacrifico. Así que nunca digas que no puedes. ¡Claro que puedes!. Solo que has de elegir hacerlo o no hacerlo. Y cuando te comprometes y eliges un camino, eso, y solo eso, marcará la diferencia. Ecdv.

Lo esencial es invisible a los ojos. No dejamos de ser niños porque nos hacemos mayores sino que nos hacemos mayores porque dejamos de ser niños. Antoine de Saint Exupery.

José Andrés. Diciembre 2018.

http://www.elviajerotriton.es

 

 

Manila

A la antigua ciudad española de Manila llegamos en un vuelo de poco mas de 4 horas desde Hanoi. Llegamos en Domingo y lo primero que nos sorprende es el enorme y kilométrico malecón ( aquí llamado baywalk ) de entrada a la ciudad en nuestro camino desde el aeropuerto. Al ser festivo hay mucha actividad sobre todo deportiva pero también muchos otros eventos en el enorme paseo que linda al mar.

Esta ciudad fue fundada por el Lopez de Legazpi quien construyó una enorme fortificación a orillas del mar de la que defenderse de sus enemigos: primero los tagalos, los originarios indígenas de la región, y luego de los sucesivos ataques de chinos, japoneses e ingleses.

La ciudadela defensiva lleva el nombre de Intramuros que aquí nos traducen los locales que no saben que hablamos español, como “Into the Walls”. Desafortunadamente la que fuera hermosa ciudadela no está tan bien cuidada como otras plazas coloniales españolas como La Habana, san Juan de Puert Rico o Cartagena de Indias.

Se pueden ver numerosos baluartes que son puestos defensivos con muros muy anchos y principales puestos de defensa en los ataques, todos tienen nombres españoles como San Andrés o San Cristobal.

En el centro de la ciudad amurallada está la hermosa Catedral de Manila. Y nosotros estamos de suerte ya que hoy es el primer Domingo de Adviento y la multitud rinde fervor a sus virgenes y santos en este día en una procesión a ritmo de pasacalles donde cada hermandad va portando su correspondiente imagen al modo de las procesiones españolas. La Virgen del Remedio, de la Asunción, de la Penitencia, el Cristo del Buen suceso y tantos otros que al ser aclamados a su paso por la catedral en ceremonioso paso no deja de chocarnos oír sus nombre españoles con acento ingles, la actual lengua local.

Las calles empedradas, los soportales, los balcones de madera y las fachadas engalanadas con colores blancos que hacen destacar los hermosos maceteros de casi todas las casas, hacen que el paseo por este histórico lugar sea una delicia. Hay muchas plazas interiores con hermoso patios. En una de ellas decidimos quedarnos a comer, nos llama la atención que tienen una foto de nuestro rey emérito, el lugar está en una primera planta con una escalera de madera muy bien cuidada y reluciente. El lugar se llama Barbara y, como no, se come bárbaro. Que delicia de comida buffet. Como en casa.  Nos recordaba “Los Nardos” frente al capitolio en la Habana. Se nota la tradición española y el toque criollo. Además la comida la amenizan unos músicos con canciones populares que conocemos muy bien.

El atardecer lo vemos desde el malecón en un hermoso lugar llamado the Harbour View frente al Hotel H2O. Impresionante la caída del sol con toda la bahía en el horizonte en la viendo los buques marchar y en la que imaginamos aquellas naves del imperio español cargadas de productos para comerciar realizando el torna viaje del famoso Galeón de Manila fue la primera ruta comercial de la Historia durante 250 años.

A la mañana siguiente teníamos muchas ganas de visitar el barrio de Chinatown. El que fuera el primero de todos los barrios chinos del mundo, por causa de aquella ruta comercial a la que pronto los chinos, no sin pocas dificultades de convivencia, se sumaron desde esta ciudad para mandar o llevar ellos mismos sus productos a Nueva España en Mexico. Poco tiene que ver este barrio de hoy en día con aquel pero gustamos de estar en un sitio con tanta historia y que no pasa desapercibida para nosotros.

Por lo demás esta ciudad tiene mucha historia pero transmite no muy buena energía tanto la ciudad nueva como sus gentes, casi todos emigrantes de las áreas rurales y que forman colectivos conflictivos y poco integrados en esta gran urbe. Desde luego ya lo digo nada que ver con el resto de gentes y lugares de estas hermosas islas como ya relataré mas adelante.

Una pena que los norteamericanos cuando apoyaron la independencia y se instalaron en las Islas a finales del siglo XIX prohibieran el castellano y se haya perdido la lengua que les dimos. Es lo que los anglosajones siempre hacen, tabla rasa, restar en vez de sumar, fruto de la envidia quito lo tuyo y pongo lo mío. La regla de los vencedores, más Leyenda Negra.

Afortunadamente y dado que los españoles no ejercían un sistema colonial como los anglosajones que jamas se mezclaban con los pueblos conquistados, el sistema español permitía la mezcolanza y aun hoy podemos ver rasgos criollos de integración de unos y otros pueblos y por supuesto mucha huella de nuestro paso, en plazas, monumentos, nombres y tantas otras cosas.

Me quedará pendiente visitar una preciosa ciudad colonial de la que he oido mucho hablar: Vigan. Tendrá que ser en otra ocasión ya que esta tarde volaremos para la preciosa isla de Cebu a seguir la historia de nuestros antepasados.

En la próxima entrega haré un resumen documentado de aquella ruta comercial que cambió el curso de la Historia y que se llamó. el Galeón de Manila.

—————————————————————————————

De la vida no espero mucho. Quiero apenas saber que intenté todo lo que quise, tuve todo lo que pude, amé todo lo que valía la pena y perdí apenas lo que no fue mío. Pablo Neruda.

Cambiar el mundo amigo Sancho, que no es locura ni utopía sino cuestión de justicia. Don Quijote.

La única salvación posible escrita que tenemos en dos palabras es: Educación y Cultura. Arturo Perez Reverte.

————————————————————————————–

José Andrés. Diciembre 2018.

http://www.elviajerotriton.es

 

 

 

 

 

 

La Primera Vuelta al Mundo

Parece ser que siguiendo la decadencia política que arrastramos desde principios de este siglo y fieles a la tradición de agraviarnos y odiarnos unos con otros (algo que ocurre desde mucho antes que llegara Franco), estamos perdiendo una oportunidad histórica de enorgullecernos y sacar pecho por realizar de uno de las gestas mas grandes que jamas haya hecho el hombre: conseguir dar la Primera Vuelta al Mundo.

Compruebo con tristeza que en los silenciosos actos de conmemoración por el quinto aniversario de esta epopeya que acaban de comenzar en Sevilla no ha estado presente ni el presidente del Gobierno ni su majestad el Rey. Es como si nos diera vergüenza reconocer que España con esta proeza y con el descubrimiento de America consiguiera, durante mas de 200 años, ser la mayor potencia internacional durante la transición de la Edad Media a la Edad Moderna.

Cualquier otra nación estaría todo el año celebrándolo a bombo y platillo y aquí no salimos ni en el telediario. Pongo por ejemplo a nuestros grandes “enemigos” ingleses, que seguro que con sus patrañas sobre aquel afamado pirata Drake, de profesión asaltador de barcos españoles, dirán que fueron ellos los primeros que circunnavegaron el globo y lo celebrarán por todo lo alto.

En mi opinión hay tres grandes gestas que han cambiado el curso de la humanidad : la primera vuelta al Mundo, el descubrimiento de America y la llegada del hombre a la Luna, dos de ellas realizadas por España. Se imaginan que los EEUU se hayan olvidado de celebrar y conmemorar como merece el hecho de haber sido los primeros en pisar nuestro satélite?.

Quiero recordarles a estos políticos de bajo nivel que tenemos ahora que honren la memoria de sus colegas de la etapa de la Transición, quienes, entre todos, organizaron un año 92 lleno de celebraciones y homenajes por el 500 aniversario del descubrimiento de America culminando con dos eventos, Juegos Olímpicos de Barcelona y Expo en Sevilla, donde la marca España  fue orgullo y portada mundial durante todo ese año. Y es que los españoles si tenemos la motivación adecuada encontramos la manera de movilizarnos.

Pero conociendo nuestro pasado no sé de que me sorprendo. Como dice mi admirado Perez Reverte: ” …los españoles estamos infectados de una enfermedad histórica, casi mortal, fruto de siglos de guerras, reyes incapaces, ministros corruptos, obispos fanaticos, guerra civil contra el moro, Inquisición, insolidaridad, envidia y falta de cultura que nos puso y nos pone en manos de charlatanes.

Y aquí estamos hoy siendo un país del llamado Occidente que se avergüenza de su gloria y se complace de su miseria, insultamos nuestras gestas históricas y olvidamos a nuestros grandes hombres y mujeres, cosa que no hizo Juan Sebastian Elcano con los 21 hombres que llegaron con él aquel 8 de Septiembre de 1522 a Sevilla después de recorrer 75000 km para dar la vuelta a “toda la redondez de la  tierra“. Elcano, hombre de honor, valiente y humilde, no pidió nada para sí mismo como hiciera Colón, al contrario solo quería reconocimiento para sus hombres. Aún así el emperador Carlos I le concedió una pensión vitalicia y un escudo de armas con grabados de especies en el fondo.

Una y otra vez hacemos nuestras las falsedades de la Leyenda Negra propiciada por los anglosajones, no hay nadie que se suicide históricamente con tanta naturalidad como un español con un arma en la mano o una opinión en la lengua. Amo a mi país, y no quiero tener complejos para enseñarle a mis hijos lo que fueron nuestros antepasados, lo que somos y lo que podríamos ser si quisiéramos.

“Ser lúcido en España aparejó siempre mucha amargura, mucha soledad y mucha desesperanza.”

http://www.elviajerotriton