Halong Bay

Salimos de Hanoi en transporte privado ya que para nuestro primer día en la bahía hemos reservado en un operador de la capital un mini crucero de dos días y una noche con todo incluido por 150 dólares por persona. Será en la zona norte de la bahía, Ba Hai Long, que quiere decir el hijo del Dragón. La bahía es patrimonio de la Humanidad desde 1994 y también es una de las 7 maravillas naturales del mundo moderno.

El viaje que dura casi 4 horas tiene una parada estratégica para embaucar turistas en un macro lugar comercial muy lujoso, luminoso y organizado y con casi todas las cosas imaginables que puedas comprar para llevar a casa.

Una lanchas nos llevaran desde el puerto hasta nuestro espectacular yate y después del cocktail de bienvenida com música local, haremos el check in y nos darán nuestra habitación, un camarote de lujo con balcón y todas las comodidades propias del mejor crucero. Es la hora del almuerzo un buffet lunch al que no le falta detalle todo tipo de comida e incluso con las posibles intolerancias de los pasajeros.

La primera parada será para realizar la actividad de los kayac  después de disfrutar una deliciosa sobremesa en la cubierta superior viendo esta maravilla de bahía llena de peñascos e islotes. Cuenta la leyenda que los vietnamitas tenían que defenderse de los chinos que querían invadir su país a través de esta bahía. El emperador de Jade envío unos dragones celestiales para ayudarlos que escupían enormes joyas en el mar que al apagarse formaban cientos de islotes que hacían de muralla natural para defenderse de sus enemigos quienes acabaron por desistir de su invasión.

Por la tarde ademas de la vuelta a los islotes en kayac hicimos una excursión en un islote para ver una enorme cueva  cuya salida es a un espectacular mirador. Pero lo mejor es que la bajada se hace por detrás y se llega a una de las playas mas bonitas e impresionantes que habíamos visto hasta entonces. Situada entre grandes islotes y de fina arena este tranquilo lugar es lo mas parecido al paraíso que puedo con palabras explicarte.

A la vuelta al barco disfrutamos de un delicioso atardecer en cubierta y de  fondo cientos de islotes y barcos típicos vietnamitas, una imagen de postal que estos ojos tuvieron la suerte de disfrutar. Después al ir cayendo la noche y antes de disfrutar de nuestra deliciosa y elegante cena tuvimos una divertida clase grupal para aprender a hacer los famosos pollitos de primavera. Algunos mas habilidosos, como mi chica, y otros mas torpes, como yo; pero todos disfrutamos como niños preparando nuestros propios “spring roll” que por supuesto luego nos comimos una vez cocinados en nuestro particular “Show Cooking”.

A la mañana siguiente unos pocos nos levantamos para ver amanecer en esta hermosa bahía tras lo cual participé en unas clases de “tai chi” con mas voluntad que resultado pero que en cualquier caso me aportaron muy buena energía sobre todo gracias a la música y la paz que transmitía el profesor y muchos de los participantes.

La ultima actividad del día es la visita a uno de los pocos poblados marinos que siguen viviendo aquí en la bahía. Son granjas de perlas con las que los granjeros se ganan la vida comerciando con ellas e intercambiando alimentos básicos para vivir. En este lugar está prohibido entrar a motor por lo que habremos de hacer la visita a toda la zona en barcas tipo “long tail” y que son manejadas por mujeres. pasaremos por cuevas y angostos pasadizos, visitaremos los criaderos y conoceremos como viene estas simpáticas personas que incluso tienen una pequeña escuela para sus hijos. Toda la aldea es flotante y cuesta imaginar como muchas de estas personas no conocen lo que es pisar tierra firme durante toda una vida. Un lugar muy especial sin duda al que ahora la llegada del turismo quizá haga perder mucho de su encanto.

Todos nuestros compañeros de crucero volvían a Hanoi después del almuerzo pero nosotros decidimos quedarnos en la misma bahía, en la pequeña ciudad de Tuan Chau en un hotelito muy barato 20 dórales con piscina y vistas espectaculares a la bahía. Disfrutamos del atardecer y sobre todo de la noche con una celebración de boda con baile y diversión hasta bien tarde.

Al día siguiente me apunté a otro minicrucero de un día bastante mas barato y popular para visitar la parte sureste y suroeste de la bahía. Mas de 80 barcos salen simultáneamente sobre las 11 de la mañana rumbo a las islas. Nada que ver con el día anterior pero muy divertido y sociable. Todo el mundo compartimos algunas de las cosas que llevamos para almorzar y así probé un te con concentrado de guisantes que estaba buenísimo y unas tiras de pulpo seco riquísimas.

En el trayecto vas viendo diferentes islotes que el capitán anuncia con el nombre sugerido local y de fácil interpretación: Islote del Perro, de la Gallina, del Beso, etc. Si no fuera por la multitud de barcos que estamos atracando, esta zona sería mucho mas  espectacular. Se visita la imprescindible Dau Go Island, donde se asciende a un mirador impresionante antes de entrar en la famosa cueva del mismo nombre . También visitamos la Monkey Island donde los monos ponen a prueba el  control de tus pertinencias.

Pero sin duda la mejor visita del día es a Tip Top Island. Muchísima gente. Pero da igual. Esta isla fue un regalo a un coronel del ejercito ruso. Una larga subida por escaleras te lleva a uno de los miradores mas famosos de Halong Bay y foto de casi todos los catálogos de los touroperadores.

Un nuevo atardecer viendo los últimos rayos de sol camino del puerto terminaran de enamorarte, si es que no lo estas ya, de este mas que justificado Patrimonio de la Humanidad. Nosotros volveremos a Hanoi directamente al aeropuerto, un viaje en taxi de unas 4 horas, para coger el avión que nos llevará a nuestro siguiente y esperado destino: Filipinas.

………………………………………………………………

Algunos finales no avisan, así que mejor vive como si todo fuese un principio. ECDV.

No pienses tanto. Deja que la vida te sorprenda. ECDV.

Rodéate de personas con Luz y veras todo mucho mas claro. ECDV.

Quizá te des cuenta algunos día, que la Vida no exigía tanto de tí, tanto cansancio, tanto sacrificio. Tal vez solo te pedía que fueras feliz. J.L. BORGES.

http://www.elviajerotriton.com

…………………………………………………………..

 

 

 

 

 

 

Hanoi

Lo que primero te sorprende de esta ciudad es que el centro es un enorme pulmón verde con grandes arboles alrededor de los dos lagos centrales que atraviesas a través de un camino en el que al principio de lejos crees estar en un largo puente. Los arboles son tan grandes que superan la mayoría de las casas del centro de la ciudad con sus tres o cuatro alturas. Muchos de estos arboles son hayas que en primavera, yo he llegado en Invierno, me dicen que es un espectáculo de color bellísimo.

La primera visita la hacemos al memorial de Ho Chi Ming un lugar muy vigilado y controlado por el ejercito vietnamita con exceso de normas y  protocolo a mi juicio. El líder está embalsamado en el interior del mausoleo y está prohibido hacer fotografías, desviarte de la fila o hacer algún gesto que consideren irrespetuoso.

En el interior del Memorial está la única Pagoda que existe con una sola columna en un ejercicio de poner a prueba las leyes físicas. Los parques están llenos de preciosos bonsais y también criaderos de tortugas cuyas crías son bendecidas por los monjes antes de que bajen al agua.

La ciudadela del centro de la ciudad aunque majestuosa y bella nada tiene que eclipse la monumental y espectacular ciudadela de Hue que vimos hace unos días. Lo que si es de una belleza sublime es el templo de la Literatura un lugar epicentro de la sociedad cultural vietnamita con salas, parques, lagos y homenajes a los grandes escritores y pensadores de todo el sudeste asiático donde puedes ver manuscritos incluso del mismo Confucio ya que este templo es un homenaje a la sabiduría china. Es considerado la primera universidad de Vietnam el símbolo de la inteligencia cultural vietnamita y en uno de los edificios se celebra el Festival de Caligrafía mas famoso de toda Asia.

El precioso edificio de la Opera viene de la etapa francesa un emblema de la alta sociedad cultural indochina de primeros del siglo XX. En el recorrido que nos lleva allí pasamos por numerosos puentes que salvan los enormes ríos, el mas conocido tiene 180 años de antigüedad cruza the Sword lake y sigue funcionando a tope de trafico. En el recorrido en bus vemos una avenida conocida como la de los murales de mosaicos de cerámica una larga avenida de mas de tres kilómetros toda decorada con estos preciosos murales.

Esta ciudad tiene un enorme crecimiento económico, casi 8 millones de habitantes y como curiosidad 5 millones de motocicletas. Basta con circular por sus calles para darte cuenta de la elección de los hanoianos por los vehículos de dos ruedas. Nosotros subimos varias veces con moto Uber y os aseguro que es una experiencia de pura adrenalina meterte en medio de ese caos circulatorio.

Han quiere decir barrio y es que la ciudad está dividida en numerosos barrios cuyo nombre identifica el oficio mas habitual en la zona, así hay comercios, mercados, artesanos, y muchos otros oficios agrupados en multitudes y por zonas.

En la plaza de la Catedral está la Catedral Católica de Hanoi la principal iglesia católica de la ciudad con muchísimos fieles. En la otra parte, conviviendo perfectamente y de religión budista está la bellísima Pagoda del Perfume o la Tran Quoc Pagoda.

Despues de unos días deliciosos en esta acogedora ciudad nos preparamos para continuar hasta nuestro siguiente y esperado destino: la bahía de Halong.

………………….

El viaje mas maravilloso no es al Centro de la Tierra ni a los confines del Universo sino a las profundidades de uno mismo. JULIO VERNE.

Algunas personas sienten la lluvia. Otras solo se mojan. BOB MARLEY.

Cuando hay tormenta los pájaros se esconden y las águilas vuelan mas alto. ECDV.

 

 

 

 

 

Hue

Visitar esta bella ciudad es transportarte a la época imperial china. De hecho la ciudadela es un modelo prácticamente similar a la Ciudad prohibida china. Hoy día es una ciudad muy moderna que mantiene su conjunto monumental como Patrimonio de la Humanidad. Sus edificios militares son imponentes desde la muralla exterior.

Pero hasta finales del siglo XIX, Hue que era la capital del país, fue gobernada por la dinastía Nguyen una poderosa familia que mantenía un estado feudal y reaccionario y que hoy nos permite ver el esplendor monumental de aquella época. Lastima que los bombarderos norteamericanos se cebaran en ella y no podamos disfrutarla en todo su esplendor.

Preciosos parques a orillas del enorme río Song o río del Perfume de los que atraviesan numerosos puentes que te llevan a uno y otro lado de la ciudad. En realidad la traducción es río del Olor y se llamaba así porque en sus orillas se plantaban plantas aromáticas. Hoteles de espectaculares fachadas de corte colonial como el Saigon o el Paris fruto de la etapa francesa puede verse en la avenida principal paralela al río.

Son numerosos los palacios que hay alrededor de la ciudad pero sin duda lo mas espectacular es el Conjunto Monumental una ciudad amurallada que fue en su tiempo la capital del imperio. Solo se puede visitar caminando este inmenso recinto lleno de jardines, pagodas, palacios, monumentos, puentes y un sinfín de elementos arquitectónicos de cuidada belleza y aspecto milenario. El lugar dicen que es el equivalente a 20 campos de futbol y era un espacio exclusivo del Emperador y su séquito.

Otra visita obligada es la de las tumbas de los emperadores Tu Doc y Dong Khonh. Estos mausoleos están en un estado magnifico de conservación y se pueden visitar el mismo día en un tour alrededor de la ciudad vieja.

Llegamos a Hue en tren y seguimos viaje hacia Hanoi también en tren. No me canso de decir que aconsejo encarecidamente viajar en tren si dispones de tiempo y de sur a norte para disfrutar de los hermoso paisajes de este país.

………………………………………..

La mayor alegría de todas es la que obtenemos al hacer el bien ajeno. Estamos diseñados para la compasión. Dar para recibir. Procurar alegría a los demás es la manera más rápida de experimentarla en nosotros mismos. DESMOND TUTU.

El Mundo entero se aparta cuando viene alguien que sabe hacia donde va. ANTOINE DE SAINT EXUPERY.

Algún día, en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente, te encontrarás a ti mismo. Y esa, y solo esa, puede ser la mas feliz o la mas amarga de tus horas. PABLO NERUDA.

http://www.elviajerotriton.com

……………………………………….

Hoi An

Desde Mui Ne nos dirigimos en tren hasta Nha Trang donde dormiremos una noche de camino a Hoy An en el centro del país. Nuestro compartimento, como casi todos los del tren, es un coche cama con cuatro literas, muy cómodo y confortable. En unas cuatro horas llegamos a nuestro destino a través de inmensos campos de fruta del dragón y disfrutando de las luces del atardecer. Nha Trang es una ciudad muy moderna y saturada de turismo, sobre todo ruso, que viene a disfrutar de sus hermosas playas y su ruidosa vida nocturna. Por su skyline y sus enormes paseos llenos de locales junto al mar nos recordaba a nuestro Benidorm.

Lo más destacado de la ciudad es visitar su isla Vinpearl, muy conocida por su espectacular parque de atracciones. Se puede llegar en ferry pero si quieres una experiencia única, y te lo puedes permitir,  te recomiendo lo hagas con un cable car que te cruza los cerca de 6 kilómetros de distancia por encima del mar con unas vistas que te dejarán sin habla.

Elegimos ir en autobús nocturno hasta Hoi An, un recorrido de unas 9 horas que nos permitió avanzar camino y ahorrar una noche de hotel, como ya hemos hecho otras veces. Importante comentar que la estación de tren está en el mismo centro de la ciudad, pero la de autobús, además de estar muy alejada a unos 8 kilómetros poca gente conoce la ubicación de la estación central.

Fue una suerte para nosotros llegar a esta preciosa ciudad vietnamita al amanecer y poder disfrutarla con muy poca gente y las primeras luces del día. El centro, al que no pueden acceder vehículos salvo ciertas horas, está rodeado por hermosos canales del río Tubong. Nuestro hotelito, está en el mismo margen peatonal y llama la atención la visión de tantos farolillos y linternas que son el símbolo de esta preciosa ciudad colonial. Está todo muy cuidado y limpio, solo bicicletas circulando, un espacio libre de humos y con multitud de puentes que cruzan a uno y otro lado de los canales.

Numerosas callejuelas con preciosas casas de fachadas pintadas en vivos colores y un sin numero de locales, tiendas y restaurantes perfectamente integrados y respetando el ambiente colonial. Las luces nocturnas son muy suaves y estas escuchando música clásica por donde quiera que vayas gracias a unos pequeños y disimulados altavoces que hay en todas las calles. No hay edificios de mas de dos alturas y los números de las casas y de las calles están tallados en madera.

Muchas casas son de estilo chino y japonés ya que la ciudad perteneció a estos dos imperios en varias ocasiones. Y cientos de faroles y linternas en todas las calles que al anochecer, sobre todo con los barquitos navegando por los canales y lanzando linternas con tus mejores deseos, te van a hacer enamorar de esta preciosa ciudad.

A pocos kilómetros de la ciudad, unos 40 minutos con nuestra motocicleta y muy cerca de la famosa bahía de Danang, se encuentran las Marble Mountains, las montañas de mármol. Aquí puedes hacer una visita guiada donde poder ver la montaña por dentro con sus enormes rocas de mármol. Dentro hay construidas en la piedra pagodas y templos y una cueva te lleva a lo mas alto donde te espera un mirador espectacular.

Otra visita en el área de Danang aunque hay que desviarse bastante hacia la sierra y muy recomendable es el Golden Bridge. Aquí hay que llegar mejor en coche ya que está bastante lejos de Hoy An. Este puente es muy famoso aquí y se trata de un puente que está sostenido por dos manos hechas de piedra y con lo mantienen en el aire en un equilibrio espectacular. Se accede desde un teleférico muy concurrido y en nuestro caso la suerte no nos acompañó ya que estaba con niebla y lloviznando, además del frío que hace a esta altura de la montaña. Aun así nos mereció la pena ver entre la niebla algo tan impresionante y también un parque de figuras gigantes en piedra.

Aprovechamos la tarde y visitamos la ciudad de Danang para poder verla ya que al día siguiente seguiríamos camino hacia el norte a la ciudad imperial de Hué. Esta ciudad es enorme y muy moderna  y después de cenar en el Night Market nos dirigimos a ver uno de los espectáculos mas populares de la ciudad, el puente del Dragón. A las nueve en punto todas las noches el dragón que forma las pasarelas del puente comienza a escupir fuego cambiando de colores. Una atracción que ilumina la noche y hace las delicias de grandes y pequeños.

Al día siguiente bien temprano cogimos nuestro bus para dirigirnos a Hué a través del paso de las nubes, una impresionante carretera de montaña que nos llevará hasta la ciudad imperial vietnamita.

Todos tenemos dos vidas. La segunda comienza cuando te das cuenta que solo tienes una. CONFUCIO.

Nunca te sientas solo. El Universo entero está dentro de tí. RUMI.

No compres a tus hijos las cosas que tú nunca tuviste, enséñale lo que a ti nunca te enseñaron. BRUCE LEE.

Nueva Zelanda. Tongariro National Park

Nada más llegar al aeropuerto te das cuenta que Nueva Zelanda es un país muy muy especial. Sorprende la alta calidad de vida y de servicios que tiene. Eso sí, caro no, muy caro. Como el dinero y lo “otro” son para las ocasiones, es el momento de usarlo para cumplir uno de mis sueños pendientes en mi mochila aventurera: realizar dos de los “great walks” mas famosos del país de la aventura y la naturaleza, el país KIWI.

Alquilamos un coche para dirigirnos desde Auckland hacia nuestro primer objetivo, el Tongariro National Park. Las autopistas son gratuitas y de mucha calidad, así que en tan solo 6 horas llegaremos a nuestro destino a través de verdes prados y profundos y hermosos valles.

En este impresionante parque al que llegamos al atardecer, buscamos alojamiento en un hotelito llamado Ruapehu Park Hotel. El Ruapehu es el nombre de la montaña mas alta del parque con 2.984 metros de altura, una cumbre volcánica muy parecida al monte Fuji de Japón, motivo por el cual muchos escaladores vienen a hacerlo sobre todo nipones y tambien para realizar reportajes fotográficos . Tuve que renunciar a la ascensión de esta montaña a pesar de mis ganas por motivo del mal tiempo que se preveía en la cumbre. Es Enero y aquí en el hemisferio austral es verano, pero a pesar de eso en este parque el clima cambia constantemente y puedes sentir las cuatro estaciones en el mismo día tal como te anuncian los guías.

Así que mi decisión es hacer el Tongariro Alpine Crossing. Este es un exigente trekking de 22 kilómetros de largo en un recorrido que te lleva de una a otra parte del parque ascendiendo a la cumbre Tongariro de 1.895 metros. Elegí hacerlo en grupo que creo que es lo mas aconsejable sobre todo si vas a ascender solo, con la ventaja que tambien te alquilan el equipo que necesites para la actividad, gente muy preparada y profesional.

Así que a las 8 de la mañana “la comunidad del anillo” empezamos a dirigirnos a los valles volcánicos de “Mordor” a través de densas nieblas y con una llovizna constante. Es fácil de entender que eligieran estas montañas para escenarios del Señor de los Anillos.

Antes de llegar a la cumbre y después de dos  horas de marcha los guías deciden que el grupo ha de volver por seguridad ya que los vientos cada vez son más fuertes y en la cumbre prevén haya mucho peligro.

Tim, un chico norteamericano y yo, no estamos dispuestos a renunciar y les pedimos bajo nuestra responsabilidad que nos permitan continuar ya que el trazado es muy intuitivo. Gracias a esta decisión y con mucha prudencia alcanzamos la cumbre tras tres horas y media de marcha. Los vientos son verdaderamente fuertes en la cima como así lo indican los postes señalizados que se encuentran en el suelo. Poco tiempo de celebración en la cumbre volcánica y siguiendo el lomo de la montaña iniciamos el descenso hacia el otro lado.

A los pocos minutos de empezar a descender se va abriendo el cielo y empieza despejarse y a aparecer un espectacular paisaje casi lunar a nuestros ojos. Lagos glaciares de color turquesa se pueden divisar en la base de la bajada y al fondo un enorme lago azul que domina imponente este paisaje aterrador al tiempo que embriagador.

Estos kilómetros que vienen ahora me los llevo en mi memoria así como la sensación maravillosas de cumplir un sueño que una vez aquí creo que ha superado lo mucho que yo esperaba de él.

El camino que queda es largo pero se hace fácil fruto de la emoción. En el recorrido compruebas la dedicación y cuidados con que los “kiwis”, como aquí se autodenominan los neozelandeses, cuidan sus montañas y sus senderos. Pasarelas, puentes, escaleras,  trazados de pista, aseos ecológicos y un sin numero de detalles que son la envidia de cualquier montañero.

Tambien puedes ver los efectos de las emanaciones constante de azufre de esta montaña volcánica, tanto residuos como gases humeantes. Ademas en el recorrido hay constantes indicaciones de qué hacer en caso de erupción, la ultima tuvo lugar en el año 1.975.

La parte final del recorrido es un hermoso paisaje con ríos y bosques profundos y así tras ocho horas de marcha llegamos al final de nuestro camino. Desde aquí un transporte nos llevo de nuevo a la entrada del parque donde me esperaba mi “churri” para continuar nuestro viaje al sur.

Salimos del parque por el este al atardecer por una carretera que llaman “Dessert Road” típica carretera desértica y espectacular que ya había visto en multitud de reportajes. Las vistas del parque y sobre todo del Ruapehu son impresionantes. La idea era dormir de camino a Wellington en el sur de la isla norte, pero quizá fruto de la euforia de la ascensión y de la escasez de alojamientos en esta solitaria carretera decidí llegar hasta mi destino esa misma tarde.

La aventura definitiva no existe: cada una es un eslabón que nos une al pasado y nos compromete con el futuro. Sebastian Alvaro.

Observa profundamente a la Naturaleza y entonces lo entenderás todo mucho mejor. Albert Einstein.

Quien viaja vive muchas veces, pequeñas revoluciones alrededor del Mundo.

Quiero viajar el Mundo contigo.

elviajerotriton.com

Mui Ne

Mui Ne es un pueblecito de pescadores al sur de Vietnam donde hemos pasado las dos siguientes noches de nuestro viaje. Llegamos en tren desde Ho Chi Ming y este hemos decidido será nuestro medio de transporte para recorrer Vietnam de sur a norte algo que aconsejo a todo el mundo.

Este pequeño pueblo parece un sitio tranquilo, de gente local, ambiente relajado… En un costado del pueblo y durante varios kilómetros de costa se levantan una infinidad de resort de súper lujo, algo que nunca habíamos visto hasta ahora durante nuestro viaje , uno al lado del otro, sin que apenas haya espacio para acceder a la playa. Y lo más curioso es que sus carteles, como los de las tiendas, restaurantes, farmacias, etc. estaban escritos en vietnamita y en… ruso! Es una especie de Mallorca para los alemanes, pero en Vietnam y para los rusos. Nosotros nos alojamos en una casa de huéspedes llamada Joe´s Café barata pero algo ruidosa por la música en vivo…

De camino al pueblo por el paseo marítimo de noche ponen restaurantes de pescado  y marisco donde poder cenar contemplando una bonita puesta de sol o al caer la noche. Entre los pescados que ofrecen, pues de todo tipo, mantas, tiburones, morenas, ranas, peces de color azul, tortugas, mariscos de todos los tipos… incluso serpientes. Y por supuesto buena cerveza local Saigon.

El pueblo ha sido castigado hace pocos días por un ciclón y las playas están muy dañadas algo normal por aquí que están acostumbrados a arreglar los desperfectos y poner nuevas barreras de protección. La bahía es enorme y el puerto pesquero se encuentra al fondo y a diferencia de las playas está protegido de forma natural. La vista desde lo alto de la carretera con el puerto son espectaculares con todos los barquitos esperando que caiga la noche para salir a faenar. disfrutaremos de un divertido paseo en una de las barcas redondas típicas de la zona. Es como una bañera y con un solo remo y mucha técnica el barquero la hace avanzar.  Intentamos imitar a nuestro patrón pero solo conseguimos hacerlo reír y reírnos nosotros.

   Alquilamos una moto por unos 8 dólares con la que nos dirigimos a las dunas. Hace mucho calor y pasaremos el día como mismísimos beduinos caminando por la arena ardiendo como en nuestro viaje al Sahara.

A 4 km muy cerca del pueblo están las dunas rojas, al lado de la misma carretera. Imposible perderse solo hay una carretera. Continuando durante unos 20 km en un recorrido muy bonito junto a la costa están las dunas blancas, más grandes, donde puedes alquilar un quad por 10 $ los 20 minutos para darse una vuelta algo caro y que no  hicimos.  Yo subí andando hasta lo alto donde un enorme grupo de coreanas disfrutaban subidos en sus todo terreno alquilados. Los alrededores están flanqueados por una bonita laguna. A la vuelta nos vuelven a engañar en la gasolinera, hacen como que te echan, te cobran el importe anterior y solo te das cuenta despees de haberte ido que no sube la aguja del depósito de la moto. Desafortunadamente nos ocurrió varias veces durante el viaje.

A media hora de Mui Ne se encuentra la estación de tren desde donde al atardecer nos dirigiremos a Na Trang nuestra siguiente parada. Unas tres horas de viaje por inmensos campos de fruta del dragón y disfrutando despacio de las vistas y sobre todo del atardecer.

Crea tu camino, paso a paso. La vida se crea a la velocidad del caminar. En mi experiencia, correr demasiado es perderse partes del viaje, vivir en la artificialidad o en la superficiliadidad y quemar etapas que finalmente son indispensables. En mi humilde opinión la Felicidad es inversamente proporcional a la aceleración. Paso a paso. Contemplación. Consciencia. Buena y profunda respiración y el mundo en el corazón.

http://www.elviajerotriton

Saigón

El viaje en barco por el Mekong desde Phnom Pen hasta la frontera con Vietnam es una experiencia única para poder vivir de primera mano la riqueza que aporta este inmenso rio a los pueblos por los que atraviesa desde su nacimiento en China  hasta su desembocadura en el delta vietnamita. Después de pasar por el pequeño puesto de control aduanero en el propio rio nos iremos acercando a Chuc Dong, nuestro destino  en Vietnam. Ya es de noche y es increíble como estos expertos marineros pueden orientarse en la oscuridad tan solo utilizando en ocasiones una linterna para ver y ser vistos.

 

Desde el pueblo de Chuc Long y después de cenar una exquisita sopa con noodles nos dirigimos en uno de los habituales “sleeping bus” hacia la ciudad de Saigon donde esperamos llegar a su bahía para el crepúsculo. Conforme estoy llegando me viene a la memoria las historias que leí sobre los primeros españoles que llegaron a esta hermoso lugar:

En 1859 un puñado de bravos hombres españoles al mando del Coronel Palanca estuvieron luchando aquí en la bahía de Saigón en una guerra baldía para los intereses de España y a la que ayudaron a ganar realizando gestas épicas y de las que sólo sus aliados franceses fueron capaces de reconocerles el mérito. Esta fue la guerra de la ConchinChina una expresión que aún hoy en España se usa para hablar de un lugar exótico y remoto. Ese lugar es hoy una moderna, cuidada, limpia y preciosa ciudad que nos ha dejado impresionados y sorprendidos en este viaje.

Aquella guerra de hace 150 años que hablo es un episodio poco conocido de nuestra historia de España. Francia, aliada entones de España, le propuso hacer una expedición conjunto de escarmiento por la muerte de un obispo misionero español en la bahía de Danang muy cerca de esta ciudad. En realidad el plan que tenían los franceses era establecerse en la zona formando colonias, como luego hicieron, igual que los españoles tenían en Filipinas. Lo demás es historia, Francia anexiono poco a poco años más tarde estos territorios en lo que se conoció como la Indochina francesa, Laos, Camboya y Vietnam, y que mantuvieron en gobierno hasta 1975 durante la llamada guerra de Vietnam, o guerra americana como aquí se llama.

Quién sabe que hubiera pasado si estos territorios también hubieran sido ocupados por La Corona de España. Pero aquella época del siglo XIX representaba ya la decadencia del gran imperio español y en Madrid poco o nada interesaba conquistar y mantener territorios cuando estaban tan ocupados en luchas internas y conservar las últimas colonias que nos quedaban.

Saigon o ciudad Ho Chi Ming es una hermosa urbe que crece a un ritmo frenético tanto demográficamente como económicamente. De la antigua ciudad colonial francesa quedan hoy muchos edificios preciosos como el de Correos, el precioso edificio del Ayuntamiento, el palacio de la Opera, el hotel Majestic o la catedral de Notre Dame, una réplica de la de Paris para la que trajeron las piedras desde Francia. El Palacio de la reunificación es un bello edificio que representa la paz y la union que llego después de la terrible y cruel guerra americana, en occidente conocida como guerra de Vietnam.

Empezamos nuestro recorrido a pie por la ciudad precisamente en este palacio y después de desayunar uno de los bocadillos típicos llamado ¨banmi” rellenos de carne. Pronto vamos a comprobar porque se conoce esta como la capital mundial de las motocicletas. Hay que hacer un acto de fe y decisión para cruzar las calles y confiar en el poder de tu mano para hacerte ver y esperar que te respeten al cruzar pero te aseguro que lo hacen. Es increíble ver como pueden organizarse 7 millones de motos en una ciudad al tiempo que comparten la calzada con otros transportes, coches, tuk tuk, camionetas y por supuesto peatones. Te recomiendo vivas la experiencia y te subas en una mototaxi y que te lleven por esta marea de vehículos por la ciudad, adrenalina pura.

Una de las visitas mas impactantes fue la del Museo de la Revolución, allí puedes ver en la entrada aviones y tanques originales de la guerra americana. Dentro y en un edificio de tres plantas podrás ver con mucha sensibilidad los efectos de los horrores de aquella guerra con fotos, objetos y relatos que te dejarán impresionado.

La ciudad esta dividida en distritos, en el numero 1 se encuentra desde Ayuntamiento la larga y preciosa avenida peatonal Nguyen Hue, con tiendas, restaurantes e inmensos espacios verdes para disfrute de los ciudadanos. En el skyline de este distrito financiero destaca el edifico Times Square una réplica del de NY y sobre todo el Sky Deck una de las plataformas mas altas de la ciudad y que vale mucho la pena subir para disfrutar de vistas espectaculares de toda la ciudad sobre todo al anochecer.

Elegimos para cenar un restaurante donde los camareros son sordomudos, una iniciativa de gente local para integrar a personas con muchas secuelas hereditarias de la guerra y asi pudimos vivir una bonita experiencia pidiendo la carta en lenguaje para sordos y riéndonos mucho. Y para desayunar os recomiendo la franquicia “Touts les Jours” deliciosos croissant de cereales y chocolate entre otras delicattesen.

Esta ciudad nos ha dejado enamorados, sus gentes y sus bellos edificios. A pesar de su crecimiento te da la impresión de seguir siendo muy pequeña y fácil de moverte por ella. Limpia y muy bien cuidada esta ciudad esta llamada a ser la capital de la Indochina del futuro. Con mucha pena hemos de dejarla y lo hacemos en el transporte que hemos elegido para recorrer este país de Sur a Norte, el tren. En unas 5 horas un tren nos llevará desde la estación central de Saigon hasta el precioso pueblo de Mui Ne en la costa del mar de China. Un viaje emocionante.

Ahora y mientras escribo estas lineas siento que echo de menos las sensaciones tan vibrantes que tuve en ese viaje en tren y sobre todo echo de menos a mi compañera de viaje y las sensaciones que sentía dentro de mi cuando estaba con ella. Sin embargo, cierro los ojos, respiro y puedo visualizar ese momento y así esa sensación que echaba de menos creo que esta floreciendo ahora adentro de mi. Creo y espero seguir verificándolo ya que todo tiene que ver conmigo mismo. Que si me tengo a mi mismo nunca estaré solo.

Amarse a uno mismo es el comienzo de un romance que dura toda la vida”. Oscar Wilde.

http://www.elviajerotriton.es