Solomon Islands

Llegamos a Solomon Islands procedentes de Vanuatu, el pais feliz, el día siguiente a Navidad. La capital es Honiara y se encuentra en la isla de Guadalcanal, famosa porque tuvo lugar una de las batallas más conocidas de la segunda guerra mundial.Tuvimos ocasión de ver muchos restos de naufragios muy cerca de las playas incluso buceamos entre ellos.
Estas islas de la Melanesia fueron descubiertas al mundo occidental por el navegante español Alvaro de Mendaña, que tiene una estatua conmemorando este descubrimiento en la entrada de la ciudad junto a una iglesia católica. La religión es cristiana en parte católica y en parte protestante debido a su etapa como colonia británica. De hecho el nombre original como las bautizara Mendaña, fue Islas Salomón, en honor del rey de Israel, y los ingleses las rebautizaron como Solomon Islands. la lengua es el pajín  pero te entiendes en ingles bastante bien con términos graciosos como jelu, monin  o tankiu, así tal cual. La cerveza local solbrew está excelente, por cierto.
La capital de la isla y alrededores no tiene excesivo interés, y las comunicaciones y en general todos los servicios dejan mucho que desear. Las carreteras están en un estado lamentable y a los pocos kilómetros te toca vadear aguas violentas por las fuertes lluvias frecuentes, muchos coches se quedan atascados. De hecho en dos ocasiones tuvimos que volvernos. Intentamos llegar a Tamadea beach, una zona muy espectacular de la que habíamos oido hablar pero nos dijeron en el camino que unas semanas atrás, tribus muy violentas de una isla vecina, los Malalaitas habían llegado y destrozado todas las instalaciones de forma violenta. Parece ser que esto es algo normal aquí, vamos que es poco seguro según qué lugares, así que decidimos recogernos y volver a la capital.
Hay dos islas preciosas que nos hubiera gustado visitar, Gizo y Sejé, donde está Marovo Lagoon, la laguna salada mas grande del mundo. Pero resulta que aquí todo es complicado, de mala calidad y carísimo, así que decidimos no ir. Donde si estuvimos y disfrutamos mucho, como he dicho antes, fue en las playas con restos de naufragios, disfrutando como niños y con niños, ya que es uno de los pasatiempos nacionales. Las playas están muy sucias y descuidadas. Las familias se reúnen en este pasatiempo compartiendo comida y música mientras niños y mayores se bañan con antiguos buques y aviones de guerra a orillas de la playa.
De camino paramos en un puesto de un producto que todo el mundo consume en la isla, y que ya habíamos visto en otros países del sudeste asiático, “betel nut”. Esta especie de droga legal, se consume metiendo en la boca un tipo de nuez y después se muerde una hoja llamada “fruit leaf”, supongo que tendrá algún liquido que reacciona al mezclarse con la saliva y que antes se moja en unos polvos de lima llamados “lime powder”. Todo esto se mastica en la boca y se aguanta durante un buen rato al cabo del cual lo escupes y se te queda la boca totalmente roja de la reacción. Como no me gusta perderme nada, la probé y puedo decir que se trata de un efecto muy eufórico y excitante. La mala noticia es que su consumo continuado produce cáncer, algo que no les impide consumir con ansiedad a la mayor parte de la población. Incluso vimos a policías tomándola como si nada. En fin …
Como he dicho si quieres visitar alguna isla aunque sea próxima el precio es carísimo a  no ser que aproveches que alguien vaya a ella y te lleve. Y eso es lo que hicimos. Así visitamos Tulagi Island, una preciosa isla a unas tras horas en barca de motor. La pena es que nuestras expectativas no se cumplieron. en los dos días que estuvimos no paró de llover mas que una mañana. El hospedaje era de muy mala calidad, sin agua caliente, solo había arroz y pollo para comeré y cenar, y era muy caro. Eso si las chicas  que lo cuidaban, Anita y Evelyn eran muy encantadoras. En la única aldea que hay en la isla habrá unas cien personas. Al memos tuve tiempo de visitar algunas casas y conocer las costumbres locales. Quise ascender la montaña mas alta de la isla pero resultaba muy peligroso porque había numerosos desprendimientos y había habido muchos accidentes. La anécdota es que no encontrábamos quien nos llevara de vuelta a Honiara y tuvimos que esperar que la lancha de la policía saliera a hacer un servicio y amablemente nos acercaran a la capital.
En general esta isla no nos gustó mucho hemos estado y estaremos en otras islas del Pacífico con experiencias mucho más gratificantes. De aquí para las hermosas Islas Fiji a seguir nuestra aventura.
No te arrepientas de nada de lo que hagas, tan solo de lo que no hagas y de lo que hables de más.
May you always have, love to share, health to spare and friends take care.
José Andrés. Diciembre 2018.

Vanuatu

Hasta hace muy poco yo no sabía que hubiera un pais llamado Vanuatu y mucho menos donde ubicarlo en el globo terráqueo. Perdonen mi ignorancia, pero lo poco que sabía sobre las islas y países de los Mares del Sur era por las películas que veía con mi padre de niño los Sábados por la tarde en la única cadena de televisión, la 1.
Llegamos al aeropuerto de Port Vila procedentes de Filipinas y después de hacer escala en Papúa Nueva Guinea. Días antes leí que había encuestas realizadas entre muchísimos viajeros internacionales y le habían otorgado a este país el calificativo de “mas feliz del mundo”. Aquello que me pareció entonces algo presuntuoso y exagerado, acabó por convencerme. Yo no sé si puedo decir que este sea el país más feliz, pero si puedo decir después una semana en esta isla perdida en el inmenso Océano Pacifico, que todo el mundo parece feliz, siempre alegres y sonriendo. No importa con quien te encuentres ni donde, todos sonríen. Por algo será. La gente es muy alta y gruesa, casi todos negros de piel y de aspecto polinesio y todos muy simpáticos.
Las islas Vanuatu son un archipiélago de 83 islas y la principal se llama Efaté y su capital es Port Vila. Todo el mundo habla la lengua local, el vatu, que también es el nombre de la moneda, cuyo cambio es de 100 vatus por dólar estadounidense. Pero la gente entiende bastante bien tanto ingles como francés. El clima es tropical, muy cálido y cambiante según los vientos que del este soplen. Cuando recorres la isla como nosotros hicimos en vehículo puedes ver numerosos carteles indicadores con instrucciones en caso de Tsunami, algo muy común aquí, al igual que pequeños terremotos y erupciones volcánicas en algunas islas del archipiélago.
En la semana que estuvimos en esta preciosa isla, nos alojamos dos días en un simpático y muy modesto Hostel, llamado “Room with a View” en la capital, regentado por la simpática Tin Tin, una chica china que nos ayudó mucho con todos nuestros planes haciendo deliciosa nuestra estancia. Los últimos dos días también nos alojamos en Port Vila en Vanuatu Holiday Hostel, mucho mejor equipado pero con personal extranjero bastante menos simpático.
Nuestra intención era haber visitado al menos otras dos islas muy especiales Tanna y Espíritu Santo, pero están bastante alejadas y el viaje ha de hacerse en avión o pasar varios días en barco. El problema fue que próxima la Navidad los vuelos estaban saturados y carísimos. Este problema lo fuimos teniendo en nuestro viaje cruzando el Pacífico en estas fechas. Tanna es famosa por tener uno de los volcanes activos mas espectaculares del mundo y que puede verse muy cerca en un vuelo algo intrépido y temerario. Espíritu Santo dicen que es la isla más bonita, aunque yo sobre todo quería visitar el monumento del navegante portugués al servicio de la corona española, Pedro Fernandez de Quirós, quien conquistó y colonizó estas islas. No pudo ser.
En la preciosa Efaté, visitamos el mercado central, con espectaculares frutas y verduras y también exquisito pescado fresco. Muy cerca del mercado está el embarcadero que te cruza a una isla privada muy próxima llamada Iririki. Esta isla es propiedad privada y pagas 15 dólares con derecho a 10 de consumición para comer y el precio te incluye los traslados y el derecho a recorrer todo la isla y las instalaciones, hacer snorkel y cualquier actividad que te apetezca. Nosotros alquilamos un coche e hicimos dos veces el recorrido circular por toda la isla, que te lleva bastante tiempo por la orografía y el estado de las carreteras. En el este las playas son muy agrestes por el efecto continuo del viento. Visitamos la playa de Eton Beach, preciosa y protegida por un arrecife natural de rocas, donde puedes almorzar en pequeñas casetas junto a la playa. Después visitamos Naiwe Beach en Blue Water, un área protegida donde puedes dar de comer y bañarte con tortugas y delfines. Yo me hice amigo de una tortuga que me dijeron que tenía 270 años.
De camino hacia el norte de la isla vimos inmensos campos de cultivo con piñas y platinos sobre todo. Y enormes palmeras todas plantadas en perfectas hileras como si lo hubieran hecho con un tiralíneas. Hay muchos puestos por el camino donde parar para comprar algo de fruta y divertirte viendo las caras sonrientes de los niños algo atónitos y asombrados de ver turistas por aquellos lugares. En mi recorrido hice una parada en un lugar que me sorprendió. Se trataba de una casa de campo muy moderna junto a la carretera con el símbolo y el nombre de INDALO. Resulta que el era de un señor ingles, que tenía a su mejor amigo viviendo en Mojacar y puso el nombre de su casa en homenaje a él. Nos invitó a ver su casa y a pasear por su preciosa playa privada. Incluso nos invitó a cenar el día de Navidad, oferta que declinamos amablemente. En el norte está el Havannah Resort donde paramos y tuvimos suerte de ser invitados a presenciar una ceremonia tribal en honor de unos invitados que se casaban. Fue maravilloso disfrutar de esta representación cultural a orillas del mar. Y a de bajada paramos en un bar a tomar cerveza con la sorpresa que había una bandera de España por la admiración que su dueño tiene a nuestro pais. Hicimos fotos yo con mi habitual camiseta de la selección española y el bajo la bandera. Fue muy simpático aquel momento.
Al norte hay varias islas que visitamos en días sucesivos, Pele, Moso, Lelepa y Nguna.  Cada una de ellas es una sorpresa y navegar por estas aguas es un placer para aquellos que amamos el mar.
Efaté tiene dos patrimonios de la Humanidad que visitamos, uno son los dibujos de arena que te muestran en el Museo Nacional de la capital y el otro son las restos del enterramiento de un líder tribal llamado Jefe Roy Mata en Hat island, la isla del sombrero llamada así por su curiosa forma. La Nochebuena la pasamos en la isla de Moso en el único hotel que hay. Los dueños Anton y Joel, una pareja de australianos, se ocupan de recogerte y hacer que pases una deliciosa estancia en este resort. El día de Navidad yo me levanté a las tres de la madrugada con una hermosa luna llena, para con la ayuda de Anton que me llevo al embarcadero desplazarme a la isla de Nguna y ascender al monte mas alto del archipiélago, el monte Morou de 472 metros, un volcán extinguido y ahora con un bosque espectacular en su interior. La escalada la hice por un espeso bosque acompañado por Amelie, mi guía, para estar arriba antes del amanecer. Espectacular. A la bajada paramos en un poblado muy primitivo donde algunos simpáticos  locales estuvieron cantando canciones en mi honor. Lo pasé genial, imposible mejor día de Navidad.
En la costa oeste hay una playa llamada Hideaway Island donde está el Underwater Post Office, una caseta postal a unos 5 metros bajo el agua donde depositas las cartas, compradas en la capital y con protección para la tinta en el agua. Por increíble que parezca llegan a todos sus destinos y doy fe de ello, las tres que envíe llegaron a sus destinatarios. Solo decir que estuve a punto de “ahogarme” para poder echarlas todas en el buzón. A la vuelta de esta isla disfrutamos de otro de nuestros maravillosos atardeceres y de un autentico tarde en la playa en el Beach Bar Sunset, con cena y un fantástico espectáculo de danza y fuego.

Vanuatu, el pais feliz. Te llevo en mi corazón.
El Mundo es un maravilloso libro, y quien no viaja, solo lee una página. SAN AGUSTIN.
José Andrés. Enero 2019

Coron, Filipinas

Después de pasar tres noches en El Nido nos dirigimos a la isla de Corón. Alas 6 de la mañana un fast ferry de la compañía Montenegro nos llevará desde el puerto de El Nido a este preciosa isla al norte de Palawan. El viaje dura aproximadamente unas 5 horas y pronto nada más llegar nos organizamos un tour para visitar todos los mejores lugares. Lo ideal es disponer de tres días para hacerlo con calma y en grupo pero como no teníamos tiempo decidimos hacer un tour privado algo mas caro pero con la ventaja de verlo y disfrutarlo todo nosotros solos. Aquí la ventaja es que los lugares a visitar están mucho mas cerca que en el Nido con lo cual ves mucho mas en el mismo tiempo. Al igual que hiciéramos allí realizamos dos tour uno cada día de los dos que estuvimos. Lo primero es acercarse al mercado que hay junto al puerto de recreo y comprar los víveres para pasar el día que los amables filipinos cocinaran y prepararán para nosotros: deliciosos pescados, frutas y verduras frescas a precios muy baratos.
La primera parada fue en “the Twin Lagoons”, las lagunas gemelas, un lugar paradisiaco donde nos bañamos y disfrutamos de la playa. Paramos en varias playas particulares, donde hay que pagar una tasa. Aquí esto es muy normal, las playas están cuidadas por algo así como funcionarios públicos que se ocupan de su cuidado y limpieza y que cobran una tasa al turista a diferencia de las playas de el Nido que son casi todas gratuitas. En mi opinión vale la pena, apenas es un euro y medio y la calidad es excelente. Y nosotros con la suerte de estar solos al hacer un tour privado, ya que nuestro guía buscaba no coincidir con otros turistas. Recuerdo la playa Smith donde comimos en la orilla como “robinsones”. Nuestro barco fondeado a unos cien metros mar adentro con su tripulación y la isla para nosotros solos.
Por la tarde estuvimos en el Coral Reef y el Coral Garden, impresionantes jardines de coral para bucear muy sanos y bien cuidados. Una autentica maravilla de la naturaleza y quizá el mejor jardín que yo haya visto jamas. La pared del arrecife no es tan espectacular y el motivo es que hay corrientes marinas muy próximas que lo castigan y le restan visibilidad, pero nadando llegas en unos diez minutos al jardín y entonces el esfuerzo ha valido la pena. Cuida de no poner los pies en el suelo y llévalos protegidos para evitar cortes y para no dañar el lecho marino.
Una ventaja que tiene el tour organizado sobre el privado es que incluye la reserva para algunas playas y lugares que en el privado solo puedes hacerlas si has reservado con antelación que no era nuestro caso. De esta forma nos perdimos algunos sitios interesantes. Todo no puede ser, aunque yo siempre lo procuro.
Llegamos unas horas antes del atardecer con tiempo suficiente para subir las 750 escaleras del monte Talias y ver desde allí el ocaso, la bahía y las mejores vistas de Corón. La ciudad tiene actividad nocturna ocio y lugares deliciosos donde comer, algunos con música en vivo como el que fuimos nosotros. La oferta de alojamiento es muy amplia, algo mas cara que en el Nido pero nuestra elección fue muy confortable.
A la mañana en otro privado express visitamos Barracuda Lake y Canacayan Lake, dos preciosos lagos en la parte este de la bahía. Ambos lagos tienen una entrada de mar natural que da paso a aguas muy tranquilas. Ambos tienen pequeños embarcaderos y una vez atracas puedes subir por senda al mirador donde contemplar las impresionantes vistas. Y como el tiempo apremiaba tuvimos que volver cuando mejor lo pasábamos, parando en una ultima playa muy bonita llamada CWC Beach, donde almorzamos y nos despedimos de Coron contemplando a lo lejos su nombre en grandes bloques dibujado en la cima del monte Talias.
Nuestro ferry de vuelta a el Nido salía a la 1 del mediodía y llegamos justo a tiempo de embarcar y prepararnos para un viaje de vuelta algo movido debido al temporal. También quiero decir, que si tienes como destino volver a Manila, desde aquí puedes hacerlo ya que hay un pequeño aeropuerto. No fue nuestro caso porque queríamos volver a el Nido y visitar la preciosa playa de Nagtabon camino de vuelta a Puerto Princesa. Esta playa se encuentra a poniente en una bahía inmensa. Dicen que es la mejor playa de todo Filipinas, creo que algo exagerado pero desde luego es preciosa. Poco turista, playa enorme, aguas cristalinas y lo mejor, como siempre, los lugareños. Nos ubicamos junto al chiringuito compartiendo risas, música, cervezas, voleyplaya y muchas sonrisas. Teníamos todo el día por delante ya que nuestro avión salía a media noche así que disfrutamos de lo lindo jugando con los niños y viendo el atardecer. Aún nos dio tiempo de cenar y tomar algo en el local de Daniel, un amigo que hicimos en la playa de Nagtabon, y que tuvo la amabilidad de invitarnos.
Hasta pronto Palawan, un trozo del Paraíso en la Tierra y no me cansare de repetirlo.
La belleza la disfruta quien la posee, sino aquel que puede contemplarla y amarla. H.Hesse
La mayor sabiduría a la que se puede aspirar en este mundo es la de saber vivir: perdonarse a uno mismo, disfrutar de lo que se tiene, ser consciente de la maravilla de estar vivo y perseverar en el propio camino, al margen de la presión y del ruido exterior. R. Montero.

De Cebu a Palawan, Puerto Princesa y el Nido.

Habíamos dejado la isla de Bohol en un ferry que nos llevaría en unas  horas de vuelta a la capital de Cebú. Esta isla, la mayor de un archipiélago de 150 entre islas e islotes, fue donde primero arribó hace 500 años la expedición de Magallanes. Una enorme cruz plantada por los españoles y muy bien conservada te lo recuerda en una pequeña capilla que hay junto a la Basílica del Santo Niño. La figura del Niño es devoción entre todos los católicos filipinos, se trata de una figura que Magallanes regaló a la esposa del rey Humabón a su llegada y que desapareció y volvió a ser encontrada 40 años después por un soldado del gobernador de la corona Miguel Lopez de Legazpi. Parece ser que el rey Humabón había pedido ayuda a Magallanes para vencer a sus rivales de la vecina isla de Mactán y este murió en una defendiendo a sus hombres. Después este cacique local quiso compensar a los demás jefes de la expedición y les invitó a una comida en su palacio matándolos a todos en una emboscada salvo a los pocos que se olieron algo y no acudieron a la cita entre ellos Elcano.
La basílica está situada en el mismo lugar donde se encontró la figura del Niño, en una enorme plaza donde los domingos se celebran los oficios religiosos entre la multitud de feligreses. Junto a la basílica se encuentra el museo fundado por el monje agustino Andrés de Urdaneta, quizá uno de los mejores marinos de la historia española y el primero en realizar el tornaviaje.
Muy cerca de la basílica se encuentra la plaza de la Independencia y el fuerte español triangular de San Pedro, una fortificación muy bien conservada y donde en sus alrededores se pueden visitar las esculturas de Legazpi y Pigaffeta. A la entrada del fuerte se puede visitar un pozo donde hay una inscripción de la la Virgen del Remedio, que aquí la llaman Nuestra señora de la Cotta, cuenta la leyenda que de estas aguas bendecidas por la virgen se curaron todos los enfermos que había en el fuerte.
Puerto Princesa es la capital de la bellísima isla de Palawan, al sur y muy próxima al aeropuerto. Se trata de una gran ciudad, no especialmente bonita pero punto de partida donde empezar a visitar la isla. Tiene un espectacular malecón llamado “baywalk”, un lugar con mucho ambiente, numerosos lugares donde comer y beber, y muchos lugares de feria y ocio infantil donde la gente local pasea en familia al atardecer. La verdad es que no comimos nada bien, la formula de elegir tu pescado o tu carne parece que esta bien, pero da lo mismo como les indiques que lo quieres que tienen costumbre de servirlo todo chamuscado como gusta aquí.
Al día siguiente bien temprano partimos en un viaje de unas dos horas para dirigirnos a Honda Bay. Es una zona totalmente equipada y organizada para el turismo, puedes alquilar tu equipo si no lo llevas o comprar cualquier cosa que necesites en las tiendas, pamelas, bolsa acuática, etc. Aquí a las innumerables actividades acuáticas que puedes hacer le llaman popularmente “island hoping”, algo así como saltando de isla en isla. Coury island , Starfish island, Lula island y muchas otras hermosas islas para visitar en un largo día con nuestro catamarán y nuestro equipo alquilado de buceo.
Dos días después de haber llegado a Puerto Princesa, nos dirigimos en transporte local hacia el norte de la isla al Nido, un largo viaje de mas de horas por penosas carreteras que haremos en dos tramos. A mediodía nos desviamos para visitar uno de las 7 Maravillas del Mundo natural que está en una ciudad costera: el río Subterráneo de Sabang. Desde esta ciudad se accede en catamaranes todo muy bien organizado y por turnos rigurosos a la cueva que está a unas dos millas al norte y solo accesible en barco. Hay que esperar el turno pero vale la pena La zona nos parece de película del paraíso solo aproximarnos, enormes paredes acantilados y un acceso a una palpita que nos llevará por una senda muy boscosa a la entrada de la gruta. Hay que llevar cuidado con los monos del lugar, pequeños ladronzuelos que roban cualquier cosa que dejes en el suelo o descuides atrás de tu mochila. A mi me robó uno las gafas de sol y tuve suerte de recuperarlas gracias a un intrépido guía local que subida de árbol en árbol persiguiéndolo hasta que consiguió las dejara caer, eso si, totalmente rayadas. la cueva se entra a través de una laguna de azul turquesa por orden de barcas de remos y en total silencio, solo el guía nos habla muy bajito explicando características del lugar y mostrando con una linterna las paredes. La cueva es enorme y muy alta, hay un lugar que le llaman la Catedral por su altura, muchísimos murciélagos la habitan, y una ligera escarcha gotea nuestras cabezas. Es un lugar bellísimo, sin duda una maravilla de la Naturaleza, si has visto alguna cueva no has visto nada hasta que ves esta. Tiene 8 kilómetros de larga pero solo se recorre uno. Al acabar cogeremos otro transporte publico que en otras 6 horas nos dejará al anochecer en el Nido.
Nos hospedamos en el hostel Balay Pawan un bonito lugar donde el dueño muy amable te facilita cualquier excursión que vayas a hacer sin recargo alguno, tal como pudimos comprobar, solo por dar servicio a sus huéspedes. Lo primero decir que tanto mi mujer como yo consideramos después de haber viajado por medio mundo que este lugar junto a Corón son nuestros dos paraísos preferidos, bellos, salvajes, auténticos, baratos y con gente encantadora local y mochileros como nosotros. Entre las muchas cosas que hacer desde el puerto hay dos tour que son los que nosotros elegimos, uno cada día, son el tour A y el C. Dificil elegir cual de los dos fue mejor. Cada tour cuesta 1200 pesos incluida la tasa medioambiental obligatoria, unos 60 euros. En el precio se incluye el transporte en la banca, un catamarán local, incluye también la comida que fue increíble con pescados y mariscos y frutas tropicales cocinadas a la brasa mientras los pasajeros nos bañábamos, y por supuesto el excelente trato de los guías que te ayudan y te acompañan en los buceos y en cualquier dificultad que tengas. El tour podemos decir que es una mezcla entre playas paradisiacas, paredes de coral para bucear, lagunas y playas escondidas y escondidas. El primer día conocimos a Jessica e Ivan, dos catalanes muy simpáticos con los que compartiríamos nuestros días en el Nido.
El segundo día y después de otro tour espléndido cenamos en el mejor restaurante de la pequeña ciudad el Art Café. Muy cerca está la Bakery, donde puedes disfrutar de unas deliciosas tartas de chocolate y de un pan de sal recién hecho exquisito. Por cierto se llama igual, pan de sal. Como sabéis Filipinas habló nuestra lengua española durante casi 300 años, hasta que en la guerra con los EEUU y de Independencia, aquellos se ocuparon de sustituir su lengua el ingles por la nuestra. A pesar de ello hay muchas palabras locales en nuestro idioma y por supuesto muchas costumbres alimentarias, religiosas y de todo tipo.
El atardecer hay que verlo en la playa de las Cabañas, a unos tres kilómetros al sur del Nido, que resumo diciendo que es espectacular. Si quieres puedes pedirte una piña colada en el bar de la playa y tomarlo dentro del agua disfrutando de las ultimas luces del día. Dificil de superar, de verdad. Al anochecer y de vuelta paramos en un bar llamado Republic Sunset, de dueño español un tal Sanchez y donde puedes disfrutar de tapas como bravas, huevos rotos, tortilla de patatas con cerveza San Miguel y música ambiente en un mirador desde donde también se contempla el atardecer.
En este pequeño pueblecito te mueves en triciclo, una moto con sidecar y con una especie de caseta cerrada detrás,  y han estipulado un precio fijo para todos los trayectos para que no compitan entre ellos, unos 100 pesos, un euro y medio. Barato y divertido, llegamos a subir 5 personas en un trayecto. La playa, con muchos lugares nocturnos de diversión es también el puerto de amarre en la misma orilla de las bancas, las barcas locales para realizar los tour. No puede ser que este lugar esté tan virgen y autentico. Sospecho que pronto llegará la maquina capitalista y transformará este hermoso lugar muy a mi pesar. El “progreso”. Actualmente no hace falta mano de obra, todo lo hacen los filipinos, y muy bien y servicial por cierto, pero quien sabe quien o que vendrá aquí en un futuro. El Nido un 10.
Un hombre se vuelve viejo cuando sustituye sus ilusiones por sus recuerdos.
Uno solo posee lo que no pueda perder en un naufragio.
Hemos de ser águilas que surquemos cielos infinitos.
José Andrés. Diciembre 2018.

Bohol

Un catamarán nos cruza de la Isla de Cebu a la de Bohol. El desembarco lo hacemos saltando al agua, cargados con nuestras mochilas ligeras algo más de dificultad para los pasajeros que viajan cargados con sus pesadas maletas, quienes tendrán que llegar hasta la orilla con la amable ayuda de filipinos. Un transporte nos llevará hasta Panglao, donde se encuentra Alona Beach, una ruidosa ciudad famosa por sus lugares de ocio al aire libre, cantidad de bares y restaurantes, sus preciosas playas con multitud de actividades acuáticas.
Al día siguiente cogimos una barca que nos llevó a las Virgin Islands, un lugar mágico, donde las aguas son muy poco profundas debido a la pared de coral que también visitamos. Los lugareños te ofrecen delicias de mar, sobre todo erizos y ostras recién cogidas. Nos cayó un chaparrón de esos muy intensos y rápidos que fue un delirio de diversión para todos los pasajeros que íbamos en la barca. Estuvimos buceando por la pared de coral viendo tortugas y muchísimos peces de colores. Una jornada fantástica que tendría su colofón con un espectacular atardecer en la playa de Alona.

Justo debajo de nuestro hospedaje en la residencia Leux, hay una French Bakery donde puedes desayunar unos deliciosos choco roll, una especie de napolitana, y un zumo de mango exquisito. Los echaremos de menos.
Nuestra siguiente visita del día sería a conocer esta isla de Bohol, una isla muy montañosa y con muchos parques naturales y lugares únicos para ver y disfrutar. El parque más famoso es el del rio Loboc. La noche anterior ya lo habíamos visitar para ver un fenómeno natural precioso que es ver las luciérnagas de noche en el río. Los árboles que hay en las orillas del rio albergan miles de luciérnagas que con sus lucecitas y sus movimientos crean un espectáculo visual único. Una navegación por el río Loboc en una noche perfecta de luna nueva.
La mejor manera de visitar la isla a mi modo de ver es alquilando una moto, muy barata y cómoda para visitarlo todo. Nosotros elegimos ir hasta el final de la isla haciendo el trayecto más largo y luego fuimos parando al volver en los sitios que fuimos eligiendo. Así llegamos hasta Carmen donde subimos a las Chocolate Hills, llamadas así porque son lomas que parecen cuencos de arroz boca abajo y de color marrón oscuro en su parte superior. Se paga una pequeña tasa como en casi todos los sitios que visitamos, unos 50 pesos filipinos, un euro, y puedes acceder sin problemas. la ventaja de ir en moto es que puedes parar en todos los sitios que te gusten sin preocuparte por los horarios. Una pequeña escalinata te accede hasta un mirador desde poder disfrutar de estas montañas tan especiales.
A la vuelta paramos en un bosque por el que circula la carretera que se llama Man Made Forest. Este bosque único en el mundo se llama así porque parece que es fruto de una repoblación después de un enorme incendio que hubo en la zona. Se plantaron miles de arboles de caoba que ahora forman un espectacular paraje de una frondosidad increíble, tanto es así que cuando pasas por este lugar se te hace literalmente de noche.
Mas adelante hay una reserva de unos simpáticos animales llamados tasier, unos diminutos monos, que miden apenas 6 pulgadas. En la reserva puedes verlos si es que tienes suerte y te fijas muy bien, ya que pasan la mayor parte del día durmiendo y has de estar muy atento para poder verlos. En este centro de conservación los puedes ver en su hábitat natural estando muy bien protegidos y cuidados.
Poco después si coges una bifurcación a la derecha desde la carretera principal que no tiene perdida porque indica Sevilla, te llevará en un par de kilómetros al Bamboo Hanging Bridge, un precioso puente de bambú doble uno para ir y otro para volver y cruzar el río Loboc. Está muy bien conservado aunque algunas maderas rotas y el balanceo de los que pasan delante tuya te pueden hacer pasar miedo en los 80 metros de distancia que has de recorrer.

 

No lejos de allí pudimos disfrutar de una aventura pura adrenalina. Cruzamos en tirolina todo el cañón del río Loboc unos 180 metros de largo y a una altura de algo mas de 100 metros. Emocionante. Y por solo 400 pesos filipinos, unos 7 euros por persona, con la ventaja que puedes hacerlo en pareja ya que hay dos tirolinas y las puedes hacer simultáneamente disfrutando de  los gritos de tu pareja al lado. Lo recomiendo encarecidamente. Ah, y con viaje de vuelta, porque luego vuelves al punto de partida en un segundo viaje para completar el sabor de tu aventura.
Ya camino de vuelta y antes del atardecer paramos en Tagbilaran, la capital, para ver algo en lo que tenía mucho interés: el Blood Compact Monument, una escultura que conmemora el pacto de sangre del explorador español Miguel Lopez de Legazpi con el jefe local de la isla a su llegada a estas tierras. Se conoce como Sanduco, que en tágalo, la lengua local, quiere decir “la misma sangre”. Se considera este pacto como el primer tratado de amistad entre los dos pueblos.
Un día tan maravilloso tenía que tener un atardecer fantástico. Era ya bastante tarde y no llegábamos a Panglao, por lo que decidimos parar en cualquier sitio a ver el atardecer. Y las circunstancias nos llevaron a un lugar junto al mar donde oímos música y bastante jaleo. No solo disfrutamos de una puesta de sol especial sino que participamos del cumpleaños que estaban celebrando unos amables filipinos que nos invitaron a unirnos y por supuesto a comer y sobre todo beber con ellos. El filipino es simpático y hospitalario de por si, pero si le añades alcohol, el tuba que es un vino de arroz, y fiesta parece que sea familia tuya. Que bien lo pasamos aquella tarde cantando con el karaoke portátil todos juntos.

Ya de vuelta al anochecer a Panglao, nos hicimos un homenaje con una mariscada a orilla de la playa y después disfrutamos de la fiesta reggae junto al mar con nuestros amigos chinos.
Al día siguiente embarcamos en el ferry dirección a Cebu.
Bohol fue una sorpresa improvisada y con el tiempo se ha guardado en mi corazón como uno de los mejores y mas auténticos lugares de los que hemos visitado.
Mirando hacia atras me lleno de gratitud.
Mirando hacia adelante me lleno de visión.
Mirando hacia arriba me lleno de fuerza.
Mirando hacia adentro descubro la paz.
Proverbio Tágalo.
José Andrés. Diciembre 2018
ECDV2018/19

Kioto

Kioto es considerada por muchos viajeros la Florencia de Oriente. No les falta razón. Fue la capital del país durante más de mil años y es un encuentro con la esencia del Japón tradicional. Posee los templos, jardines y palacios más hermosos, así como los barrios más tradicionales con sus casas de madera de una o dos plantas, con linternas de papel, telas con ideogramas, talleres de cerámica, sedas, y estrechas calles que serpentean por canales y riachuelos por los barrios de Pontocho y Gion, los barrios que despiertan cuando la noche asoma. 
 
La ciudad está rodeada de colinas con bosques saludables y espectaculares donde se refugian los templos. Algunos de estos templos son sintoístas, otros budistas. El sintoísmo representa la religion original y ancestral, animista y exaltadora de la naturaleza. El budismo, más moderno llega a través de China y hoy es la religion mayoritaria.
La lista de lugares a visitar sería interminable y de veras que no exagero, interminable. Pero por destacar, los innumerables bodishatvas del templo Sanjusngen-do, la decoración espectacular del castillo Nijo-jo, el estanque del templo Kinkaku-ji,el jardín zen del templo Ryoan-ji y la vista panorámica desde las terrazas el templo Kiyomizu-dera.

A este último lugar donde ver la puesta de Sol se puede llegar caminando por uno de los paseos más bonitos que he hecho en mi vida, el Camino de la Filosofía. El camino discurre a lo largo de un viejo canal a lo largo de una interminable alameda de preciosos árboles y dispone de numerosos bancos para sentarse a relajarse y pensar. Comienza en un puente junto al Gingaku-ji y durante el trayecto puedes desviarte y visitar otros cercanos templos.

 
Pero quizá fuera en el templo Ryoan-ji donde  llegara a experimentar aquello que  buscara en mi viaje de la forma más auténtica. En este templo está el jardín más célebre de Japón, la obra maestra del estilo karesansui o paisaje seco. Es un rectángulo de 30 metros de largo por 10 de ancho. Está cubierto por grava blanca que es rastrillada de forma lenta y meticulosa cada mañana. En el centro hay dispuestas de forma aleatoria 15 rocas rodeadas de musgo y aparentemente abandonadas según mis ojos occidentales. En uno de los lados hay un muro de arcilla con un pequeño tejado de madera quedando cerrado por tres lados. En el cuarto lado hay una tarima flotante donde puedes sentarte a contemplarlo. Puro Zen. Después de la serena contemplación y en el interior del templo puedes escuchar las explicaciones que algunos monjes cuentan de su creador, de hace 500 años quien no dejó ninguna explicación. Algunos, me dice un monje interpretan las 15 rocas agrupadas en 5 grupos como una metáfora de los 5 principios budistas. Otros ven islas en el océano, o cumbres sobre las nubes. Entonces me animo y le pregunto qué piensa él de estas explicaciones. Su contestación es un auténtico regalo: “¿sabes qué diría un maestro Zen?. Siéntate y admira este hermoso jardín. No te pierdas en parecidos o explicaciones. La grava es grava. La roca es roca. ¿Que otra cosa podrian ser sino?. La única verdad del Zen es que no hay nada que buscar.
 
Jose Andrés. 
Kioto Septiembre 2019.

Cebu

La ciudad de Cebú nos recibe cálida y amable. Atrás queda nuestro paso por la capital Manila, ciudad con mucha historia y con poca energía positiva. Nos hospedamos en el Red Planet, un pequeño hotel boutique, que está en el centro de la ciudad. Una vez alojados nos dirigimos a cenar al famoso centro comercial Ayala que tenemos justo al lado de nuestro hotel.

De camino pasamos por la estación de taxis que cubre los trayectos a casi todos los lugares de la ciudad. Los vehículos son muy populares aquí, son los jeepney, antiguos vehículos que trajeron los americanos en la segunda guerra mundial. El dueño los decoro con colores muy llamativos, caben mas de 15 personas, son abiertos sin ventanas, solo con unas lonas que se bajen si llueve y un individuo vocea los lugares por donde pasa la ruta. Divertido ver el ambiente.

A la mañana siguiente pillamos un “grab”, un coche particular que por  130 pesos, unos dos euros nos llevará hasta la estación sur de autobuses para dirigirnos hacia nuestro destino, Oslo. La suerte es nuestra compañera en todo este viaje, así que nuestro bus al sur está por salir nada mas llegar nosotros. El billete cuesta solo 300 pesos, y el coche es muy confortable, eso si el aire acondicionado a tope como es costumbre en el país.

De camino a Oslob leemos indicaciones y pasamos por muchas ciudades con nombre español como Alcoy, Santander, Cadiz que nos alegra mucho poder ver. El viaje desde Cebú son unas 6 horas que se pasan volando con un par de paradas de descanso. Nos hospedamos en una Guest House llamada Malonzo, muy limpia y bonita donde el dueño no escatimó en atenciones con nosotros como conseguirnos la moto de alquiler, indicarnos que visitar, donde comer y todo lo que hacer o pudiéramos necesitar en los dos días de estancia en esta bonita ciudad sureña. Incluso nos acompañó con su moto de sidecar a coger el barco para Bohol el día de nuestra marcha sin querer cobrarnos nada.

Con la moto que nos costó unos 8 dólares de alquiler por dos días hicimos la primera visita esa misma tarde nada más llegar. Se trata de las Tumolog Waterfalls, unas cascadas a las que fuimos un poco escépticos la verdad, y resultaron ser las cascadas mas impresionantes de todo nuestro viaje, y estábamos casi solos en todo el área, al ir por la tarde. Te puedes bañar bajo una preciosa cortina de agua que cae desde unos 100 metros. Poesía de la naturaleza.

Después bajamos al sur a ver el atardecer a Santander junto a unas señoras locales que compartieron cerveza y charla con nosotros y así pudimos disfrutar de la puesta de sol viendo a los pescadores faenando con sus típicas barcas. Cenamos en el mismo Oslob en las barbacoas callejeras donde compras en los puestos y te sientas en las mesas comunitarias con la gente del lugar. Barato y divertido. Y cerveza San Miguel por supuesto.

A la mañana siguiente madrugamos para algo muy especial, bañarnos en el mar junto a los tiburones ballena. hay que levantarse muy temprano, si llegas a las 6 de la mañana como nosotros ya las colas son enormes, muy masificado, quizá mas de 300 personas esperando por grupos. Una vez te indican las normas de seguridad, todo muy bien organizado y por riguroso orden, unas barcas a remos, unas cinco o seis, te llevan al lugar donde aparecerán los tiburones ballena. Lo que no te cuentan y es importante saber es que cuando llegas al sitio en mar abierto otra  barca sin pasajeros va a pasar en paralelo a unos 40 metros de la fila de barcas con una persona echando plancton al mar. Estos animales son vegetarianos y les encanta el plancton, motivo por el cual van al lado de esta barca comiendo sin parar por lo que has de estar atento cuando llegue a tu altura o de lo contrario te llevaras el susto que me llevé yo que estaba bajo el agua buscando como loco a los animales. De todo y siempre se aprende. Hay taquillas para guardar tus efectos personales porque es mejor no llevar nada encima, y si te recomendaría llevar una mascara de agua ya que todo te lo van a alquilar.

Cuando esto acaba son las siete o siete y media de la mañana. Que hacer?. Justo al lado hay una empresa que se llama Banji, a unos dos kilómetros dirección sur que te lleva por un precio cerrado a una de las islas mas bonitas que he visto en mi vida. No exagero. La isla se llama Sumilon, tiene una parte privada pero la zona pública es espectacular y puedes quedarte hasta el atardecer. No querrás irte, te lo aseguro.

Al día siguiente un catamarán por unos 15 dólares los dos nos llevó hasta la vecina isla de Bohol a seguir nuestra aventura. Después de Bohol volveremos a Cebú, a la capital para conocer con mas tiempo la historia de nuestros antepasados pero eso ya lo contaré mas adelante.

————————————————————–

Nuestro única posibilidad de Felicidad pasa por comprometernos con todo aquello que queremos y con quienes lo queremos. Todo lo que de verdad valga la pena  ha de costar sacrifico. Así que nunca digas que no puedes. ¡Claro que puedes!. Solo que has de elegir hacerlo o no hacerlo. Y cuando te comprometes y eliges un camino, eso, y solo eso, marcará la diferencia. Ecdv.

Lo esencial es invisible a los ojos. No dejamos de ser niños porque nos hacemos mayores sino que nos hacemos mayores porque dejamos de ser niños. Antoine de Saint Exupery.

José Andrés. Diciembre 2018.

http://www.elviajerotriton.es

 

 

Charlas con Pepusio, el Viaje.

Querido Pepusio,
Hoy me he despertado muy temprano pensando en el tiempo, del que tantas veces hemos hablado tu y yo. La vida no es muy larga. ¿Cuanto viviré?. ¿70 años?. ¿Tal vez 80 años?. ¿Sabes qué ?: he decidido no perder más el tiempo en futilidades que no dependen de mí y que me pueden hacer desperdiciar la posibilidad de Crecer, Completarme y Justificar mi Existencia. la Vida debe tener un Propósito y yo tengo el Deber de encontrarlo.
Lo primero que debería de haber hecho ya es desintoxicarme de todo aquello  que aprendí en la escuela (Borges decía que desde muy chiquito tuvo que abandonar su educación para poder ir a la escuela …) y de toda la propaganda de los políticos a través de los medios de comunicación que ellos mismos controlan. 
Pronto marcharé otra vez de viaje, solo, procurando mostrarme como soy (a veces complicado para un vanidoso como yo) y confiando en mi dudosa intuición (ignorante de la vida que me llamaba mi madre). En fin, negarme a llevar una vida mediocre, tirando a mala, con innumerables errores imprescindibles para poder Aprender. Creo que no hay nada que buscar en ningún camino. El tesoro es la Búsqueda y el Camino es el Tesoro. 
Uno de los mayores viajeros de la Historia Babis Bizas dice: “ Viajar es salud mental, conocimiento y sabiduría. Es el agua de la vida. Es un libro. Tu ves e interpretas el mundo con una mirada limpia y clara. Y lo haces automática e inconscientemente. Te sientes mucho mas pleno de ti mismo.  Yo no quiero riquezas, tan solo viajar mientras pueda hasta que mis ojos se apaguen y vuelvan a la tierra.”. Amen.
Y como ya te he contado otras veces, quiero viajar para conocer gentes, no solo para ver paisajes. Paisajes sin gente son enormes desiertos sin alma ni esencia. Cuanto mas hablo con la gente local y mas sonrisas intercambio, creo que mas me acerco a la esencia del viaje. Y solo espero que cuando venga el “barquero” a buscarme para mi ultimo viaje yo no dude al contestar cuando me pregunte: ¿viviste bien o desperdiciaste el tiempo que te fue regalado?.
——————————————————————————–
La vida te ha dado unas cartas que no has elegido, pero si puedes elegir como jugarlas.
Si quieres tener una vida extraordinaria, solo tienes que añadir algo extra a todo lo ordinario que hagas.
Hay que confiar en la vida, no quieras cambiar nada ni de afuera ni de dentro de ti.
Hasta un reloj estropeado da la hora correcta dos veces al día.
José Andrés. Octubre 2019.

El Tornaviaje

El Galeón de Manila la ruta comercial española que cambió el curso de la historia, estuvo funcionando durante 250 años y solo 4 de los barcos fueron apresados por los ingleses. El santísima Trinidad tuvo que volver a Manila por una tormenta y fue apresado solo llevaba 6 cañones de los 54 que debía llevar. España estaba en guerra declarada con Inglaterra pero aun no se sabía y menos en ultramar, los ingleses usaban una estrategia que era que conocían de antemano la fecha en la que su almirantazgo iba a declarar la guerra y la empezaban por sorpresa contar el enemigo. Fue llevado a Inglaterra y ya os podéis imaginar el bombo que le dieron. De hecho si tu en Inglaterra preguntas por el Galeón de Manila y te dicen poco menos que capturaban uno a la semana, así de bocachanclas son los ingleses, casi como si fuera una diversión. Y es que los españoles somos un poco indolentes y acomplejados de nuestra historia, no la conocemos o no presumimos de ella, ni siquiera la recordamos. Un defecto por nuestra parte el tenerla olvidada. Y por el otro lado tenemos a los ingleses que se pavonean con prepotencia de todas estas historias que han escrito según su antojo ante nuestra pasividad.
La ruta que seguía el galeón era por el norte de las islas Hawai para coger la corriente del Kurosivo tal como la encontró Urdaneta y la vuelta se hacía por el sur tambien de Hawai. Curioso que no se tocaran estas islas que fueron descubiertas por Saavedra y que Villalobos llego a anclar en ellas. Y claro luego llego Cook 250 años mas tarde diciendo que las había descubierto y los españoles en ese momento en horas bajas como potencia tampoco quisieron imponer su razón, para variar, mas leyenda negra.
El piloto Rodrigo de Espinosa cuenta en su diario que este fue un viaje exitoso comparado con las expediciones anteriores. En El tornaviaje tan solo murieron  16 personas del las 212 que viajaban en la nao San Pedro. En cambio en la Expedición de Magallanes de 237 hombres llegaron 18 con Elcano al frente en la primera vuelta al mundo. Y en la segunda expedición a las Molucas de Jofre de Loaisa de 450 llegaron 14 al cabo de 10 años.
Beneficios del tornaviaje: descubrimientos geograficos, abrir el camino entre Oriente y Occidente por el Pacífico, lo que se llamó el Galeón de Manila que unía Filipinas con América, también llamado Galeón de Acapulco o la Nao de la China. Las Filipinas se hispanizaron. Legazpi anexiono el archipiélago, antiguas Islas de San Lázaro como las bautizo Magallanes, de forma potente, se crea una ruta de ida y de vuelta.Se fundan ciudades, se crean escuelas y hospitales a semejanza de las metrópolis españolas. Llegan colonos, soldados, víveres frailes que se ocupan de evangelizar estas tierras y la difusión del cristianismo en estas tierras que ha llegado hasta nuestros días.
El regreso de Filipinas a Méjico en 1565 desde Filipinas subiendo al paralelo 40 grados aprovechando la corriente del Kurosivo que hasta entonces era desconocida y navegando en picos se llegó al este a la bahía de Acapulco. Quizá el patache San Miguel con su piloto Alonso de Arellano lo lograra antes que Urdaneta pero sería fruto de la casualidad y no logró documentarlo. El viaje más largo hasta entonces 15.000 kilómetros por una ruta desconocida. Uno de los viajes más trascendentes de la humanidad. La nao San Pedro con un niño Felipe Salcedo, nieto de Legazpi al frente con 18 años. La dirección técnica de un fraile Fray Andrés de Urdaneta. Partió de Cebu Filipinas el día 1 de Junio de 1565 pilotada por Rodrigo de Espinosa. Llegaron el 8 de Octubre al puerto de Acapulco. Urdaneta, guerrero, explorador,  meterorologo, oceanografo, cartógrafo, escribiente, inteligente y culto , luego inexplicablemente hecho fraile, quizá por problemas de conciencia, había sobrevivido tres años en Tidore batallando bravamente contra los portugueses como superviviente de la expedición de Loaisa donde perdió a su mentor, Elcano. Hizo cálculos como si supiera o hubiera navegado por estas aguas inexploradas, las anotaciones del piloto Espinosa nos indican que sus cálculos de Distancia a la costa de California eran exactos. Estos viajes eran realizados por hombres de un valor inexplicable que sufrían, escorbuto y otras enfermedades, sin agua ni alimentos frescos, comida putrefacta y agua corrompida. El último galeón de Manila zarpo en 1815, hablamos de una  ruta comercial que duró 250 años. 
El Pacífico estuvo presente durante toda la historia de España. Todas estas acciones son las que propiciaron que el mundo se comunicará por completo. Navegantes de todos los paises y todas las épocas utilizaron esta ruta abierta por un fraile vasco nacido en Ordizia. Todos estos hombres estuvieron a la altura o por encima de Cristobal Colón. Y por supuesto por encima de navegantes ingleses tan ensalzados por los libros anglosajones como Cook.que se ha llevado muchísimas de las medallas y reconocimientos en cuanto a descubrimientos geográficos. Tan conocido Cook, y tan desconocidos nuestros Urdaneta, Loaisa, Legazpi, Villalobos, Saavedra que descubrió Hawai en su intento de tornaviaje 200 años antes que se lo apuntara Cook. Hoces  que fué el primero que llegó hasta el cabo de Hornos en la primera vuelta al Mundo y que luego se apuntaría un holandés llamado Hornos más de 100 años después. Toda esta gente tan valerosa y que fue quien realmente descubrió el Pacífico y que solo algunos lugares llevan su nombre. Quizá en sus convicciones y su determinación no les importaba tanto la gloria de la prosperidad como el deber cumplido, a su patria, a su rey y a su Dios. Estos españoles convirtieron el Pacífico como alguien lo denominó en el Lago Español, preciosa y espectacular definición para el océano más inmenso de la tierra. Un océano que se tragó la vida de la gran mayoría que osaba surcarlo en aquellos cascarones de la época. 
Andrés Urdaneta quizá el mejor marino de la historia de España y poco conocido. Fue de esos primeros españoles en dar la vuelta al mundo cuando apresado tras tres años de lucha como  superviviente de la segunda expedición de Loaisa, fue repatriado por los portugueses. Un hombre de armas, de arrojo, de ciencia, de cualidades negociadoras, cosmografo, navegante y por último y de forma sorprendente fraile agustino y misionero. Una vida increíble de un hombre que recibió el respeto y la admiración de los dos grandes reyes del imperio español, Carlos I y Felipe II.
 
Urdaneta al que muchos le han denominado el Colon del Pacífico cayó enfermo en 1568, fruto de esas largas privacidades de alimentos y de salud alimentándose de comida podrida, un año después de realizar el tornaviaje. Al contrario que el almirante genovés Andrés, siguiendo a su mentor Elcano,  no pidió reconocimiento ni títulos ni haciendas. Una estatua lo recuerda en la Plaza de España de Manila.

 

José Andrés.  Octubre 2019

http://www.elviajerotriton.com

Manila

A la antigua ciudad española de Manila llegamos en un vuelo de poco mas de 4 horas desde Hanoi. Llegamos en Domingo y lo primero que nos sorprende es el enorme y kilométrico malecón ( aquí llamado baywalk ) de entrada a la ciudad en nuestro camino desde el aeropuerto. Al ser festivo hay mucha actividad sobre todo deportiva pero también muchos otros eventos en el enorme paseo que linda al mar.

Esta ciudad fue fundada por el Lopez de Legazpi quien construyó una enorme fortificación a orillas del mar de la que defenderse de sus enemigos: primero los tagalos, los originarios indígenas de la región, y luego de los sucesivos ataques de chinos, japoneses e ingleses.

La ciudadela defensiva lleva el nombre de Intramuros que aquí nos traducen los locales que no saben que hablamos español, como “Into the Walls”. Desafortunadamente la que fuera hermosa ciudadela no está tan bien cuidada como otras plazas coloniales españolas como La Habana, san Juan de Puert Rico o Cartagena de Indias.

Se pueden ver numerosos baluartes que son puestos defensivos con muros muy anchos y principales puestos de defensa en los ataques, todos tienen nombres españoles como San Andrés o San Cristobal.

En el centro de la ciudad amurallada está la hermosa Catedral de Manila. Y nosotros estamos de suerte ya que hoy es el primer Domingo de Adviento y la multitud rinde fervor a sus virgenes y santos en este día en una procesión a ritmo de pasacalles donde cada hermandad va portando su correspondiente imagen al modo de las procesiones españolas. La Virgen del Remedio, de la Asunción, de la Penitencia, el Cristo del Buen suceso y tantos otros que al ser aclamados a su paso por la catedral en ceremonioso paso no deja de chocarnos oír sus nombre españoles con acento ingles, la actual lengua local.

Las calles empedradas, los soportales, los balcones de madera y las fachadas engalanadas con colores blancos que hacen destacar los hermosos maceteros de casi todas las casas, hacen que el paseo por este histórico lugar sea una delicia. Hay muchas plazas interiores con hermoso patios. En una de ellas decidimos quedarnos a comer, nos llama la atención que tienen una foto de nuestro rey emérito, el lugar está en una primera planta con una escalera de madera muy bien cuidada y reluciente. El lugar se llama Barbara y, como no, se come bárbaro. Que delicia de comida buffet. Como en casa.  Nos recordaba “Los Nardos” frente al capitolio en la Habana. Se nota la tradición española y el toque criollo. Además la comida la amenizan unos músicos con canciones populares que conocemos muy bien.

El atardecer lo vemos desde el malecón en un hermoso lugar llamado the Harbour View frente al Hotel H2O. Impresionante la caída del sol con toda la bahía en el horizonte en la viendo los buques marchar y en la que imaginamos aquellas naves del imperio español cargadas de productos para comerciar realizando el torna viaje del famoso Galeón de Manila fue la primera ruta comercial de la Historia durante 250 años.

A la mañana siguiente teníamos muchas ganas de visitar el barrio de Chinatown. El que fuera el primero de todos los barrios chinos del mundo, por causa de aquella ruta comercial a la que pronto los chinos, no sin pocas dificultades de convivencia, se sumaron desde esta ciudad para mandar o llevar ellos mismos sus productos a Nueva España en Mexico. Poco tiene que ver este barrio de hoy en día con aquel pero gustamos de estar en un sitio con tanta historia y que no pasa desapercibida para nosotros.

Por lo demás esta ciudad tiene mucha historia pero transmite no muy buena energía tanto la ciudad nueva como sus gentes, casi todos emigrantes de las áreas rurales y que forman colectivos conflictivos y poco integrados en esta gran urbe. Desde luego ya lo digo nada que ver con el resto de gentes y lugares de estas hermosas islas como ya relataré mas adelante.

Una pena que los norteamericanos cuando apoyaron la independencia y se instalaron en las Islas a finales del siglo XIX prohibieran el castellano y se haya perdido la lengua que les dimos. Es lo que los anglosajones siempre hacen, tabla rasa, restar en vez de sumar, fruto de la envidia quito lo tuyo y pongo lo mío. La regla de los vencedores, más Leyenda Negra.

Afortunadamente y dado que los españoles no ejercían un sistema colonial como los anglosajones que jamas se mezclaban con los pueblos conquistados, el sistema español permitía la mezcolanza y aun hoy podemos ver rasgos criollos de integración de unos y otros pueblos y por supuesto mucha huella de nuestro paso, en plazas, monumentos, nombres y tantas otras cosas.

Me quedará pendiente visitar una preciosa ciudad colonial de la que he oido mucho hablar: Vigan. Tendrá que ser en otra ocasión ya que esta tarde volaremos para la preciosa isla de Cebu a seguir la historia de nuestros antepasados.

En la próxima entrega haré un resumen documentado de aquella ruta comercial que cambió el curso de la Historia y que se llamó. el Galeón de Manila.

—————————————————————————————

De la vida no espero mucho. Quiero apenas saber que intenté todo lo que quise, tuve todo lo que pude, amé todo lo que valía la pena y perdí apenas lo que no fue mío. Pablo Neruda.

Cambiar el mundo amigo Sancho, que no es locura ni utopía sino cuestión de justicia. Don Quijote.

La única salvación posible escrita que tenemos en dos palabras es: Educación y Cultura. Arturo Perez Reverte.

————————————————————————————–

José Andrés. Diciembre 2018.

http://www.elviajerotriton.es