Chiang Rai

Si tienes la suerte como nosotros de llegar fin de semana a la preciosa y relativamente pequeña ciudad de Chiang Rai, podrás disfrutar de los dos mercados nocturnos: Saturday Market y Sunday Market. En estos interminables mercados podrás encontrar de todo a precios muy baratos y por supuesto comer muy bien o hacerte un reconfortante masaje en plena calle.

Encontramos una casa de huéspedes muy barata, chic, colorida y limpia llamada Na Rak O. Aquí vamos a quedarnos tres días para disfrutar de esta acogedora ciudad. Por unos 9 dólares diarios puedes alquilar una moto justo al lado de la pensión, solo tienes que dejar tu pasaporte en depósito, algo que terminas acostumbrándote si es que quieres alquilar un vehículo, aunque al principio he de reconocer que se te mete el miedo en el cuerpo.

Nos levantamos bien temprano y después de desayunar unas buenas tortillas en la encantadora y enorme cocina compartida, nos dirigimos a ver nuestro primer templo el Wat Rong o Templo Azul. Este templo se encuentra en la parte norte de la ciudad y es muy fácil de encontrar con el mapa y sobre todo si llevas navegador en el móvil aunque con eso y con todo yo me perdí por hacerme el listo y no querer usar ni lo uno ni lo otro. No es necesario decirte el porque del nombre desde que te acercas a la espectacular entrada y cuando te adentras en su interior. Nos damos cuenta que esto comienza muy bien, después de dos semanas viendo tantos hermosos templos y pagodas, también se agradece ver algo distinto y original y todo azul.

Después del templo azul te recomiendo vayas a dos sitios muy cercanos que podrás ver un par de horas, el Baan Dam Museum o casa Negra y Long Neck Village. La casa Negra es un inmenso area natural presidida por una enorme casa de aspecto medieval chino y que alberga en su interior la colección de objetos, pinturas, animales disecados, pieles, huesos y muebles curiosos de madera que su propietario y artista Thawan Duchanee fue coleccionando a lo largo de su vida. Salvando las distancias me recordaba a la casa Dalí, un lugar donde este extravagante señor dejaba volar su fantasía y sus obsesiones en forma de colecciones que ahora pueden verse ya que donó este impresionante museo a la ciudad de Chiang Rai. No te lo pierdas.

Muy cerca y de más difícil acceso ( nosotros llegamos por ir en moto pero la carretera está en obras y cortada al tráfico para coches ) está la pequeña villa donde podrá ver donde y cómo viven las mujeres de cuello largo. Esta costumbre muy arraigada en esta zona parece ser viene del peligro que estas mujeres indefensas tenían ante los tigres y por lo que idearon un sistema de muelles que se ponían en el cuello que impedía, o al menos dificultaba, que fueran mordicadas en le cuello por estos tigres cuando salían del pueblo a hacer las tareas de recolección. Los muelles pueden quitarse y ponerse hasta la edad de 22 años en la que se colocan uno no reversible que llevarán toda la vida. Hoy estas tribus originarias del triángulo d ello frontera entre Myanmar, Thailandia y Laos, viven en esta área protegida donde pueden seguir con sus costumbres y viviendo de la venta de artesanía y de las tasas que los visitante pagamos por entrar en el área. Son gente amable y simpática que no tienen inconveniente en compartir y hacerse fotos contigo. Nosotros lo disfrutamos mucho ya que pudimos pasar unas horas solos con ellas y sus familias compartiendo unos deliciosos momentos.

Por la tarde nos dirigimos por la Highway direccion sur en nuestra flamante scooter para ver el templo de los templos y emblema de la cuidad, el Wat Rong Khoun o templo blanco. Este edificio contemporáneo y poco convencional de estilo budista se hizo en color blanco para representar la idea que debemos enfocarnos en la mente y en la pureza en lugar de las posesiones materiales. A la llegada has de pasar por un puente “The cycle of rebirth” donde al cruzar ves cientos de brazos que quieren atraparte. El significado es que para alcanzar la felicidad has de evitar la tentación y el deseo. Antes de entrar en el templo tienes que cruzar la “Gate of Heaven”, es la puerta de entrada al cielo custodiada por dos criaturas que decidirán el destino de tu muerte. La visita a set lugar aunque saturado de visitantes es impresionante y te aconsejo que leas y te lo prepares con antelación ya que unos vigilantes se ocupan que nadie se pare en el puente y en la puerta y tienes poco tiempo para disfrutarlo. La parte posterior del edificio es poco visitada pero contiene otros espectaculares edificios a orillas de un hermoso lago.

A una hora y media de Chiang Rai esta la ciudad Chiang Sae, la puerta de entrada al Triángulo de Oro. Aunque se puede hacer en moto, nosotros y afortunadamente gracias al buen juicio de mi chica, lo mejor es hacerlo en autobus local que sale cada media hora de la terminal 1 de autobuses. Esta zona frontera ente Myanmar, Laos y Thailandia se hizo tristemente famosa por ser la zona productora número 1 mundial de la amapola del opio. Este producto anestésico era importado milenariamente por los chinos y utilizado en Occidente desde siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX. Fue en la década de los 60 cuando esta poderosa droga fue exportada por los paises del primer mundo especialmente EEUU y cuyo control produjo luchas y guerras encubiertas como la de Vietnam. A finales de siglo estos tres países fronterizos acordaron erradicar su producción y orientarse a cultivos alternativos. Comentar que la producción de la amapola se llevó a Afganistán y Pakistán y aún hoy siguen financiando guerras e intereses de uno y otro bando. En Mae Sai ciudad presidida por un inmenso Buda que viaja encima de un barco, puedes visitar la zona y el museo del opio y también cruzar el río Mekong y llegar a una pequeña isla de Laos sin necesidad de visado.

Por la tarde cuando vuelvas a la ciudad no te pierdas el espectáculo De la Torre del Reloj. En una rotonda de la cuidad hay un pequeño BigBen que cada hora a las 7, 8 y 9 de la noche realiza un espectáculo de música y sobre todo colores para deleite del público que espera impaciente. Dura caso diez minutos así que no te precipites y busca un buen lugar para verlo quizá tomándote una buena cerveza local Chang.

Aunque es una ciudad muy mochilera, en Chiang Rai puedes encontrar hotelazos y resorts de lujo como Le Meridien Hotel. Como ya conocéis busco siempre el mejor lugar para ver el atardecer. Pues bien puedes acercarte a este hotel puedes por la tarde a tomar una copa y los amables empleados te acompañarán por espectaculares pasillos pasando por jardines, puentes y piscinas hasta un inmenso jardín a orillas de, rio. Durante unas horas estuvimos disfrutando de este momentazo difícil de olvidar.

La última visita a mi juicio imprescindible de la ciudad es a Wat Huay Pla Kung. Esta lugar bien podrías visitarlo a tu vuelta del Triángulo Dorado ya que está en la parte norte de la cuidad aunque algo alejado de la carretera principal. Si eliges ir por la tarde disfrutarás además de unas magníficas vistas de la ciudad y del valle, de una luz impresionante para ver el atardecer. Aquí podrás ver tanto la pagoda como el enorme Buda blanco. Este buda se encuentra en lo alto de la colina y de una enorme escalinata que le da un un aspecto todopoderoso. Desde abajo casi te sientes una hormiga a su lado. Una vez llegas a la explanada, veras unas figuras también blancas que representan tanto personas como animales de motivos budistas. La sala principal está rodeada por figuras del todos los animales del horóscopo chino y en le fondo del enorme salón un ascensor te puede subir una vez pagas los dos euros de la entrada hasta la misma cabeza del gran Buda. El interior todo de un blanco puro tiene motivos de la vida de Buda y formas de animales imaginarios mayormente dragones y serpientes.

También en dirección sur pero en una carretera paralela a la autovía se encuentra el precioso y cuidadisimo Sing Park, un inmenso parque verde con estanques y zonas infantiles. Puedes recorrerlo durante kilómetros y adentrarte en los campos de te que se pierdan a tu vista. Desde allí y siguiendo la carretera hay un desvío a la derecha que te lleva a las Khun Kom Waterfalls unas cascadas espectaculares a las que se llega por una bella senda entre el bosque. A la vuelta te recomiendo también que te detengas en la Canary Villa, una granja abierta al público donde puedes descansar y tomar algo.

La salida de la ciudad hasta nuestro nuevo destino la hacemos desde la terminal 2 de autobuses mucho más apartada del centro así que si has de ir a ella te sugiero que te tomes al menos media hora. Los billetes para ir a Luang Prabang en autobus nocturno cuestan unos 45 euros por persona y salen los Lunes, Miércoles y Viernes a las 12 del mediodía. La primera parada será en Chiang Khong para los trámites de la frontera y llegaras 17 horas después de salir a tu destino.

Mientras espero me pongo a leer un cuento. Dicen que los cuentos sirven para dormir a los niños pero también para despertar a los adultos.

“Cuentan que el sabio Nasrudin estaba cerca de su casa bajo de una farola buscando algo. Unos amigos al verle le preguntaron que hacia y les contesto que buscaba la llave de su casa. Todos se dispusieron a ayudarle pero después de media hora y viendo que no la encontraban le preguntaron que si estaba seguro de haberla perdido allí. El sabio les contesto que no, que la había perdido en la puerta de su casa. Y porque la buscas aquí le dijeron. Porque en la puerta de mi casa no hay luz”.

No buscamos las cosas donde están sino donde queremos que estén o donde nosotros estamos. Del mismo modo que no aceptamos la realidad y nos empeñamos en luchar contra ella y perdemos siempre, claro está. De hecho lo que llamamos problemas no existen, son fruto de nuestra imaginación y es algo que crea nuestra mente. Cuando algo sale mal, por dolorosos que sea, nos victimizamos y sufrimos, pero como no son problemas no precisan de soluciones. Solo hay que aceptarlo. Lo que llamamos problemas son procesos de aprendizaje, lecciones que hemos de aprender para crecer y ser más conscientes y sabios. Eso es lo que realmente cambia nuestra vida.

“Ser feliz no significa no tener pensamientos negativos o problemas, sino impedir que justamente ellos controlen tu vida”. Javier Iriondo.

… www,elviajerotriton.com

Un comentario sobre “Chiang Rai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s