Hsipaw

Esta preciosa villa es la capital del estado de Shan en el noreste de Myanmar. Sus habitantes viven fundamentalmente de la agricultura y del comercio. Tiene uno de los mercados más auténticos e importantes de todo Myanmar, el Central Market, pero has de madrugar ya que empieza a las 3:30 y acaba a las 6:30 al salir el sol. Allí puedes encontrar casi de todo desde productos para comer, Electronica, pie de repuestos de vehículos, ropa y muchas más cosas.

En el centro está la Little Bagan un pequeño lugar de pagodas junto al monasterio budista que tiene el único Buda hecho de bambú. El lugar es muy bonito y tranquilo y está bordeado por un estanque lleno de flores de loto y presidido por una imagen de Buda.

Uno de los lugares imprescindibles es el Shan Palace. Este antiguo palacio fue la residencia del último príncipe de Birmania quien fue depuesto por los militares tras la revolución de 1961. Hoy en el palacio te recibe personalmente su sobrina una señora muy mayor pero con un tremendo carácter y personalidad que tiene la firme determinación de dar a conocer la verdadera historia de su familia y el trato que le dispensaron los militares. Ahora la Republica de Myanmar tiene un gobierno democrático que ha abierto este humilde país al turismo y a la globalización y bien estaría, en mi modesta opinión, no abrir viejas heridas como ocurre en otros países, el mío sin ir más lejos.

Decidimos hacer una jornada campestre para poder ver las zonas rurales y conocer sus gentes. Una chica del hotel llamada Noon nos hizo de guía y de intérprete de la lengua local, el Shan un dialecto del Burma. Habla un excelente Ingles y conoce muy bien el campo ya que su familia es granjera.

Y así pasamos un delicioso día visitando casas de campo de labranza donde los amables granjeros nos dieron explicaciones sobre el arroz, el maíz, el tabaco, el té y muchas otras plantaciones. Por cierto se nota el impacto de los vecinos chinos que están trayendo semillas alteradas para conseguir una producción más intensiva y tener varias cosechas más al año en detrimento de su calidad.

En unas dos horas alcanzamos la parte elevada del campo y ya dividamos uno de nuestros objetivos hoy la cascada Nam Hu Nwe Waterfall. Esta impresionante cascada de unos 80 metros es una tentación a la que no me puedo resistir.

Se acerca la hora de comer y como si el destino lo escribiera, un grupo de amables señoras nos invitan a sentarnos en su mesa a comer con ellas deliciosa comida birmana, oferta que no rechazamos. No lo sabíamos pero estaban de celebración de un funeral que en su ceremonia es algo festivo y que comparten con vecinos y amigos.

Después de comer recorremos más casas de campo, en una de ellas están preparando la fiesta de la Full Moon Party con coloridas decoraciones con caña de bambú a cuya elaboración nos sumamos encantados. En el camino también nos muestran como preparan el tofu hecho de maíz gentes simpáticas que vamos viendo a nuestro paso.

Antes de abandonar el campo cruzamos por una zona de pagodas y estupas. Para aquellos que no lo sepan la pagoda es un edifico religioso que no tiene entrada y la estupa es una tumba de imagen parecida pero más pequeña y normalmente sobre todo las más próximas a pagodas, templos o monasterios son de la gente rica.

Otro bello atardecer desde la Sunset Hill, podría ser el de ayer o el de mañana y nunca me cansaría de disfrutarlo.

Hemos de cambiar nuestra percepción. Que nuestra forma de ver la vida creemos que es la única y verdadera forma de ver la vida. Que quienes ven las cosas diferentes están equivocados. Quizá por eso nos rodeamos de personas que piensan como nosotros para así, en nuestra ignorancia, pensar que somos los únicos cuerdos y sensatos. Quien eligió nuestro idioma, nuestra religión, nuestro equipo de fútbol, nuestro país y nuestro barrio?. Pura circunstancia. Nos identificamos con algo que es casual. Cómo veríamos la vida si hubiéramos nacido aquí en este pequeño pueblo de Myanmar. Diferente, verdad?. Entonces, porque nos aferramos a una identidad prestada que es fruto de la casualidad?. Porqué no cuestionamos nuestra forma de pensar?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s