Irrawady

Bagan es una ciudad que te cautiva, te enamora y de la que no te quieres marchar. Para nosotros la suerte fue dejarla navegando aguas arriba por el río Irrawady y disfrutando de un bellísimo amanecer en el barco que nos llevaría a Mandalay.

Este inmenso río arrastra su enorme caudal desde el norte del país y viene crecido por las intensas lluvias de este año.

Esta es la mejor y más tranquila forma de viajar si quieres disfrutar viendo la vida pasar y admirando los hermosos paisajes a ambas orillas del rio.

Un auténtico placer para los sentidos y una gran ayuda para escribir estas líneas. Muchos de los que antes surcaron estas aguas y que les inspiraron a escribir bellos pasajes de la literatura mundial como a Rudyard Kipling quien se quedo a vivir enamorado de este país.

Como si estuviera planeado la hora de llegada a la ciudad de Mandalay coincide con el atardecer cuya magia me tiene prendado y no me canso de verlo uno y otro día. Parece que en este país el sol compite cada día para venir e irse de una forma más hermosa.

“Recuerda que, como el Sol, vuelves a nacer cada mañana. Lo que haces hoy es lo único y lo que realmente importa”. Siddhartha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s